Exposición de Elsa Zorn, Premio Tritoma del 89 Salón de Otoño de la AEPE

El día 21 de marzo de 2024, a las 19 h., en el Centro Cultural Sanchinarro, perteneciente a la Junta Municipal de Hortaleza, tendrá lugar el acto de inauguración de la exposición “La Naturaleza”, de la socia Elsa Zorn, ganadora del Premio Tritoma del 89 Salón de Otoño de la AEPE, que se podrá visitar hasta el día 30 de abril, en horario de lunes a viernes de 9 a 22 h, y los sábados y domingos, de 10 a 22 h.

Elsa Zorn obtuvo con su obra «El lienzo de piedra», el PREMIO TRITOMA en el 89 SALON DE OTOÑO 2022, MENCION DE HONOR EN EL SALON ART RENEWAL CENTER EEUU 2022 y fue seleccionada en MODPORTRAIT 2022

La autora nos presenta esta obra:

Pienso que la capacidad de crear es la mejor virtud del ser humano. Quería representar ese momento de concentración que nos aísla del ruido del mundo, cuando nos sumergimos en la intimidad de nuestra imaginación, como hacen algunos niños con un papel y un lápiz, y que considero inherente a la naturaleza humana. La mujer de la cueva que hace miles de años dibujaba los animales que conocía a la luz de la lámpara de tuétano comparte con nosotros exactamente la misma emoción de hoy en día, que es universal. Rodeada de sus utensilios para guardar pigmentos, a modo de bodegones prehistóricos, podemos observarla en silencio, aislada en su cueva en el momento de trazar unas líneas con un pedazo de carbón. ¿Qué impulso mágico o instintivo le hizo tomar esa decisión?¿Qué hay dentro de nosotros que nos empuja una y otra vez a representar la vida que nos rodea?

Me considero una pintora realista. He contado con la extraordinaria ayuda de maestros, artistas y pintores que me han ayudado a seguir un largo camino de aprendizaje. Gracias a ellos he logrado la libertad de representar muy diferentes temas, pintar tanto paisaje “en plein air”, como hacer retratos. La secuencia de mis cuadros es inseparable de las experiencias en mi vida, los lugares que habito, las personas que conozco, o aquello que me conmueve.

Nunca dejaré de aprender. Con cada cuadro me pregunto si conseguiré emocionar al espectador, si representa lo que yo veo en la mirada de un perro o en la luz sobre un árbol. Me fascina estudiar anatomía aplicada al arte, tanto humana como animal, admirar las obras de los grandes Maestros del Museo del Prado y mejorar en dibujo al natural. Considero que la pintura de bodegón es la mejor forma de aprender a pintar. Dentro de las múltiples dificultades que entraña la pintura realista, al menos puedo decidir qué objeto me interesa y lo coloco e ilumino a mi voluntad. Y ahí se queda, en el micromundo de luces y formas que hablan entre sí, como en un pequeño escenario, esperando a ser pintado. Es sin duda, la pintura más personal e íntima, y también, por desgracia, algo despreciada hoy en día `por el público.

La pintura “en plein air” o al aire libre, que a veces conocemos como “pintura rápida” en España, me sigue proporcionando muchas alegrías, porque me acerca íntimamente a la naturaleza. Sólo quien ha pasado horas estudiando el color de las sombras en movimiento podrá entender la felicidad de vivir el momento. La pintura de paisaje, sea del natural o a partir de fotografía, tiene sus propias normas, y la naturaleza nos ofrece la más amplia paleta de color.

De todos los géneros, la figura humana sigue siendo el camino más corto al corazón del espectador. Los grandes pintores de la historia lo han sabido, y se han esmerado en mejorar sus habilidades para reproducirlo de forma convincente e incluso lucirse en un desnudo. A partir de las vanguardias, la pintura de Academia con modelos del natural fue desapareciendo, pero vivimos hoy en día un repunte realista, que se ha venido en llamar “realismo contemporáneo”.

En los últimos diez años han aparecido nuevas academias y estudios dedicados a esta difícil tarea en toda Europa y también, afortunadamente, en España. Es curioso que este renacimiento del arte realista o figurativo haya venido de EEUU, como una especie de gigante péndulo histórico que regresa al viejo continente. Se ha recuperado asimismo la formación tradicional de estudio o de “Atelier”, donde se observa cuidadosamente el relieve externo de la anatomía humana, las estatuas del periodo clásico, así como las técnicas de los grandes maestros del pasado. Al mismo tiempo, el desarrollo tecnológico de una fotografía de calidad extraordinaria permite llegar a unos niveles de precisión inimaginables que son una ayuda imprescindible para el pintor realista contemporáneo. Podemos pintar personas en movimiento, en el aire o bajo el agua, de día y de noche y en cualquier lugar. Tenemos toda la libertad que nuestra imaginación precise, podemos plasmar mundos mejores, podemos invitar a observar casi cualquier cosa. Podemos retratar una mujer Homo sapiens de la prehistoria dibujando en el interior de una cueva, absorta en su creatividad. Ese momento es, para mí, lo más valioso en la naturaleza del ser humano.

Elsa Zorn

Premio Tritoma del 89 Salón de Otoño de la AEPE

Exposición de pintura: La Naturaleza

Centro Cultural Sanchinarro

C/ De la Princesa de Éboli, 29

28050 – Madrid

Inauguración: 21 de marzo de 2024, 19 h.

Del 21 de marzo a 30 de abril de 2024

Lunes a sábado: 9 a 22 h.

Domingos: 10 a 22 h.

www.elsazorn.art   @elsazorn.art

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad