Mª Dolores Barreda Pérez, Secretaria del Jurado del 56 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura

Fue una reunión entrañable la del 6 de julio de 2021. Una tarde-noche intensa de más de seis horas, en las que hubo anécdotas, criterios, argumentos y debates de todo tipo, que giraban en torno a todas y cada una de las obras que se habían presentado al 56 PREMIO REINA SOFIA DE PINTURA Y ESCULTURA que convoca la Asociación Española de Pintores y Escultores con la colaboración de Google.

Y entre descanso y respiro, también hubo tiempo de comentar las impresiones de cada uno de los miembros del Jurado respecto a lo que estaban viendo y sintiendo.

Esto es lo que comentó

Mª Dolores Barreda Pérez

Secretaria del Jurado

del 56 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura

Secretaria General de la Asociación Española de Pintores y Escultores

Secretaria Perpetua de la AEPE

Miembro de AECA

 

 

«Vigilar todos y cada uno de los detalles de la organización de un premio de tanta relevancia y prestigio como el Reina Sofía no es tarea fácil. La reunión del Jurado para la selección y calificación del Premio, tampoco lo ha sido.

A pesar de no tener voto, mi preocupación constante ha sido garantizar que las obras se mostraran de la manera más digna posible, en condiciones de luz y cercanía, con un Jurado completamente entregado a debatir todas y cada una de ellas, y justificar además su decisión.

Hemos escuchado todo tipo de opiniones y ha sido una labor muy gratificante, por lo que de didáctico ha tenido, técnica y artísticamente. Oír a grandes maestros de la pintura y la escultura opinar de forma tan abierta y con tanta sensibilidad, es algo que siempre marca una gran diferencia porque sus críticas y consideraciones son siempre positivas y logran desvelar detalles y concepciones que de otra forma, quedarían ocultas o sin resaltar.

Lo que sí quisiera destacar es la calidad y variedad de los argumentos expuestos y esgrimidos a la hora de analizar todas y cada una de las obras presentadas al certamen.

De esta forma, lo importante realmente ha sido la obra, que ha ocupado el centro de toda la atención en cada momento.

La transparencia ha presidido la reunión y las bases han marcado un camino que no se ha abandonado en ningún momento.

La autoría, más allá de las firmas y estilos “reconocibles” en algunos casos, ha sido desconocida  para el jurado, primando siempre la técnica y el estilo, y los datos más básicos de cada obra reseñados por los propios autores.

He podido ver la emoción, también la admiración, en los rostros de un jurado entregado y dispuesto, que tiene presente cómo puede afectar su decisión a la vida de muchos artistas, y eso también me ha conmovido profundamente.

Estoy segura de que la exposición de obras seleccionadas va a sorprender a los propios artistas y al público y crítica en general, porque hay mucha variedad de estilos y sobre todo, mucha calidad.

Son obras soberbias que hablan de un tiempo difícil que a todos nos ha afectado y cuya visión también nos puede llegar a cambiar».

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad