Convocada la exposición “Pintura de Historia. Homenaje a Francisco Pradilla”

El Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, José Gabriel Astudillo, y la Secretaria General de la AEPE, Mª Dolores Barreda Pérez, firman las bases que habrán de regir en la convocatoria de la exposición temática PINTURA DE HISTORIA. HOMENAJE A FRANCISCO PRADILLA, que de forma extraordinaria se celebrará en la Sala de Exposiciones del Centro Cultural “Eduardo Úrculo”, de la Junta Municipal del Distrito de Tetuán, durante el mes de febrero de 2022.

En la línea de encontrar siempre nuevas formas que posibiliten y den visibilidad a los artistas, la centenaria Asociación Española de Pintores y Escultores propone ahora a sus socios y a cuantos creadores quieran también sumarse, una exposición con un tema que sirve de homenaje al extraordinario pintor Francisco Pradilla, del que celebramos el que ha sido denominado “Año Pradilla”, con motivo del centenario de su fallecimiento.

 

El «gran género» del siglo XIX

La pintura de historia del siglo XIX está impregnada del espíritu ilustrado y clasicista, con una primera generación de pintores como José de Madrazo y Juan Antonio Ribera, a los que seguirán Francisco de Goya, preludio de la modernidad, Vicente López, Leonardo Alenza o José Aparicio.

Con la influencia de la academia francesa, rebosante de una pincelada precisa, frialdad cromática y gusto clasicista, Federico de Madrazo y Carlos María Esquivel, sirven de preámbulo a una primera escuela paisajista romántica, capitaneada por Villaamil y que continuarán realistas como Carlos de Haes.

El siglo XIX está marcado en la pintura española por las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes. Obras con grandes formatos y un tema histórico de interés público, que se planteaban con espectacularidad y teatralidad en las composiciones y retratos.

La Primera generación de pintores de historia tenía dos tendencias: la purista académica, con primacía del dibujo y cierta frialdad, y artistas como Gisbert y Casado del Alisal, y la tendencia realista que reivindica lo atmosférico y la libertad de la pincelada, recordando a Velázquez y Gericault y Delacroix, con Eduardo Rosales y Mariano Fortuny como principales exponentes.

La segunda generación de pintores de historia está marcada por el realismo decorativo, con influencia del color vivo y la profusión de detalles en los objetos, destacando artistas como Francisco de Pradilla, José Moreno Carbonero, Ulpiano Checa y Salvador Martínez Cubells.

El final de la hegemonía de la pintura de historia se produce con el cambio de siglo, y pese a la predominancia de la escuela valenciana con autores que tratan el género histórico en su juventud, como Ignacio Pinazo, Antonio Muñoz Degrain y Joaquín Sorolla.

Tras la convulsión de las primeras vanguardias, la pintura de historia se aborda desde una nueva perspectiva que es difícilmente relacionable con el género decimonónico. En El Gernica (1937) de Picasso, rebosa de similitudes como el gran formato, espectacularidad y orden de la composición, gesto emotivo de las figuras o propósito didáctico, entre otros.

La pintura de historia del siglo XIX fue tildada de academicista, sentimentalista, de excesiva afectación de gestos que emocionan al espectador, de presuntuosa y acusada de no dejar suficiente espacio para el genio y expresión del artista. De exceso de detalle y falta de jerarquía.

La crítica de Unamuno apunta a la estrecha relación de la pintura de historia con el teatro y la ópera decimonónicos, y más aun teniendo en cuenta que uno de los más grandes pintores del género histórico, el aragonés Francisco Pradilla, se iniciaron como pintores escenógrafos.

Pero la pintura de historia fue utilizada como un elemento didáctico para creación de la idea de nación española, en un momento de fuerte crisis tras la invasión francesa y la crisis de la monarquía hispánica, con las pérdidas americanas.

Reflejó también el espíritu de la Ilustración al mostrar el método científico en campos como la arqueología y la historia, adquiriendo un protagonismo absoluto la documentación histórica en la narración de los hechos y en el retrato y la ambientación.

La principal fuente escrita utilizada para fijar los temas fue la Historia de España de Juan de Mariana y la Historia General de España de Modesto Lafuente. Pero además, los pintores obtenían información gráfica observando las colecciones de instituciones como el Museo Real de Pintura y Escultura, o la colección de la Real Academia de Historia y en la de Bellas Artes de San Fernando.

Cabe destacar también la difusión de la afición de los particulares, que atesoran colecciones privadas, y el hecho de que los propios artistas tuvieron colecciones de diversos objetos, como la de ropajes de la familia Fortuny.

En la documentación e inspiración de temas clásicos fueron muy importantes las becas en Roma y París, que impulsaron las academias, donde los artistas pudieron observar de primera mano ruinas y edificaciones, así como los museos y colecciones franceses e italianos, al tiempo que entraban en contacto con las influencias de sus escuelas pictóricas coetáneas.

Francisco Pradilla, el más grande pintor de historia

Su obra maestra “Doña Juana la Loca” por la que obtuvo una Medalla de Honor en la Exposición Mundial de París de 1878, es el cuadro más emblemático del género histórico en España.

Con razón el gran periodista Mariano de Cavia escribió que Pradilla «era el mejor pintor aragonés después de Goya».

Alcanzó los más altos puestos (Director de la Academia de España en Roma, del Museo del Prado, etc.), dignidades y premios de su época, y su clientela estuvo formada por toda la alta burguesía urbana, la nueva y vieja aristocracia y el propio Estado.

Popularísimo, una encuesta realizada por el semanario Blanco y Negro, en 1902, lo señalaba como el segundo más sobresaliente del país después de Joaquín Sorolla, quien se proclamaba públicamente discípulo suyo.

Su arte, fuera de las corrientes de las vanguardias históricas e inscrito en un estilo tardorromántico, nunca faltó a una calidad extraordinaria que lo sitúa entre los maestros españoles tradicionales más sobresalientes del último tercio del siglo XIX y principios del XX.

En plena celebración del Año Pradilla, con algunos actos ya realizados en memoria de tan ilustre artista, alguno convocado por la Asociación Española de Pintores y Escultores, nos disponemos ahora a celebrar una gran exposición de pintura de historia como homenaje sincero y agradecido a todos cuantos hemos admirado su pincel y su maestría.

Una oportunidad única de representar la visión más contemporánea y vanguardista de la historia, de nuestra propia historia, la que guardamos y de la que tanto podemos seguir aprendiendo.

Una entidad como la Asociación Española de Pintores y Escultores, que viene escribiendo su historia desde 1910, gracias a todas y cada una de las pequeñas historias de sus socios, va a tener el orgullo y el honor de presentar obras que cuenten historias de esa historia que hasta ahora mismo estamos escribiendo.

Aquí puedes descargarte las bases, pero también puedes seguir toda la información relativa a esta convocatoria en esta misma web, pestaña «Otras Exposiciones», Subpestaña «Francisco Pradilla».

 

Bases Pintura de Historia. Homenaje a Francisco Pradilla 2022

 

Zaragoza inaugura un busto de Francisco Pradilla

Continúan los actos del «Año Pradilla»

El centenario de la muerte de Francisco Pradilla está sirviendo para saldar viejas deudas que se arrastraban con su legado. A la gran exposición que hasta el próximo 9 de enero permanecerá en la Lonja de Zaragoza, comisariada por Wifredo Rincón  y al espacio expositivo recién inaugurado en su Villanueva de Gállego natal, este jueves se ha sumado el descubrimiento de un busto en la calle Moret de la capital aragonesa, justo al lado del Museo de Zaragoza.

La vicealcaldesa y consejera de Cultura, Sara Fernández, ha inaugurado esta mañana el busto del pintor aragonés Francisco Pradilla Ortiz, en un acto en el que han estado presentes tambien las concejalas de Villanueva de Gállego, Frinnette Reynoso y Susana González, el escultor, José Gabriel Astudillo; la biznieta el pintor, Sonia Pradilla; el historiador de arte, Wifredo Rincón y miembros de la corporación municipal.

Con motivo de la conmemoración del centenario de su fallecimiento, el Ayuntamiento de Villanueva de Gállego, localidad natal de Francisco Pradilla, está realizando diferentes actividades en torno al ilustre aragonés con el objetivo de que su figura perdure en el tiempo. Entre ellas está la colocación de cuatro bustos del pintor en los lugares que marcaron su vida y en los que desarrolló su trabajo profesional, como fueron Villanueva de Gállego, Zaragoza, Roma y Madrid.

El busto que hoy se ha inaugurado en la calle Moret de Zaragoza está realizado en bronce y su altura es de 51 cm. Se encuentra colocado sobre una peana de acero corten, de 130 cm. de altura, a la que se incorpora una placa de bronce con una breve inscripción. Es obra del pintor y escultor madrileño José Gabriel Astudillo López, actualmente Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

 


Ante la tumba de Pradilla

Convocados por la Asociación Española de Pintores y Escultores, familiares y artistas acudieron este primero de noviembre de  2021 a la Sacramental de San Justo de Madrid, a visitar la tumba del pintor aragonés Francisco Pradilla.

Una sencilla sepultura para el que quiso ser enterrado sin pompas ni honores, y ante la que los asistentes han tenido ocasión de conmemorar los 100 años del fallecimiento del pintor español, que fuera Director del Museo del Prado y Director de la Real Academia de España en Roma, Francisco Pradilla y Ortiz, que dejó este mundo el 1 de noviembre de 1921.

 

El Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, José Gabriel Astudillo López, ha tomado la palabra para dirigirse a los presentes con estas palabras:

«Maestro: ha venido a verte Juana.

La Gaceta de Bellas Artes, órgano de la Asociación de Pintores y Escultores, del 1 de noviembre de 1921 abría su publicación con la triste noticia de la muerte del gran Francisco Pradilla.

Las sentidas palabras publicadas tras la reciente pérdida, cobran ahora mayor significado y por eso, voy a repetirlas.

España ha perdido uno de sus más ilustres hijos, gloria preeminente del arte pictórico español en el pasado siglo.

El primero de noviembre, festividad de Todos los Santos, a las dos y media de la tarde, dejó de existir el insigne artista, el gran pintor aragonés, que supo, con su arte, llevar triunfante el nombre de España por el extranjero.

El ambiente, preñado del incienso por los difuntos, saturado del olor de los crisantemos y de la cera, nos envolvía en su vaho de tristeza y respeto.

La parca, insaciable, necesitaba una víctima más, y fue en este solemne día cuando una procesión de seres enlutados, sombríos y llorosos, caminaban hacia el cementerio, cargados con flores y coronas, para rendir tributo de recuerdo a los suyos, cuando nos comunicaron la triste nueva del fallecimiento de Pradilla.

España entera está de luto.

La obra de Pradilla es vastísima, habiendo cultivado todos los géneros y consiguiendo siempre triunfar, gracias a su gran talento.

Contemporáneo de Plasencia, Fortuny, Rosales y Madrazo, en 1878 conquistó la más alta recompensa en la pintura.

Artista tan grande como modesto, rehuyó siempre la popularidad, consagrándose por entero al Arte.

Hombre de gran cultura, fue esclavo de sus pinceles, y en ellos puso todo su amor y su alma.

La Asociación de Pintores y Escultores, que con España entera llora tan irreparable pérdida, une su dolor al de su atribulada familia y le testimonia su profundo sentimiento….

El entierro

A las tres de la tarde, como ya hemos anunciado, fue sacado el cadáver del pintor Pradilla de la casa mortuoria, Quintana, 33, para el cementerio de San Justo. El féretro fue llevado a hombros de servidores de la casa y colocado en el coche fúnebre.

Presidieron el duelo el coronel Molins, en representación del Rey; el Presidente del Consejo de Ministros, Antonio Maura, el Ministro de Instrucción Pública, Sr. Silió, y en representación de la familia, el doctor Huertas y los hijos políticos del finado, Sres. Huertas y Páez.

Entre los concurrentes, recordamos a Mariano Benlliure, Tomás Bretón, Cecilio Plá, Moreno Carbonero, Álvarez de Sotomayor, Miguel Blay, Aniceto Marinas, Marceliano Santamaría, Casal, Marín, Alda, Sampérez, Regidor, Pulido, Benedito, Gascón y Marín, Cuartero, Serra, Menéndez Pidal, Conde de Cerragería, Marqués de Bendaña, Arteta, Blanco Coris, Queralt, Camio, Gumicio y otros muchos artistas y políticos.

El duelo se despidió en la plaza de España.

La Asociación de Pintores y Escultores había acordado dedicar una corona al finado, que su familia, agradeciendo el acuerdo, no aceptó, porque la modestia de D. Francisco así lo tenía dispuesto.

Así consta en la esquela que publicó la familia, en la que se especifica que “No se reparten esquelas ni se admiten coronas por expresa voluntad del finado”.

Descanse en paz el que fue gloria de las Artes españolas”.

Apoyado nuevamente en la Gaceta de Bellas Artes de la Asociación de Pintores y Escultores, nueve años más tarde Ramón Pulido comentaba que “…los que conocimos a Pradilla en Roma, al recordarle en la Ciudad Eterna como pontífice de la pintura española, y ver cómo acudían a su estudio, con fervoroso entusiasmo, cientos y cientos de extranjeros de todas partes del mundo a solicitar su autógrafo, y comparamos de qué modo el año 1921, en Madrid, los que asistimos a su entierro éramos un número contadísimo, y el desprecio y la indiferencia de la crítica al dar la noticia de su muerte, no podemos por menos de sentir tristeza al ver de qué modo muchas de las grandes figuras del arte, en el ocaso de su vida, son olvidadas, y ni la patria grande ni la chica tienen para ellos esos recuerdos póstumos de ternura y amor para quien, en vida, las dio tantos días de gloria….

Pradilla no se perdonó jamás el haber abandonado Italia para venir a España, pues no podía suponerse que encontraría aquí tantas rivalidades y odios que habían de amargar su vida. Madrid, y sobre todo Zaragoza, están en deuda con este gran artista”.

Ante estas palabras, solo puedo decir: Maestro, estamos en ello.

Todos los que estamos hoy aquí reunidos hemos dejado atrás diferencias y venimos a mostrarte nuestro reconocimiento ante el mundo.

Lo estamos intentando al menos. Zaragoza te reconoce como uno de sus más grandes hijos y Madrid se prepara para homenajearte como te mereces.

Perdona la tardanza, pero ya está todo hecho.

Maestro, hasta Juana ha venido a verte.

Descansa en paz».

 

Tras el sentido discurso de José Gabriel Astudillo, tomó la palabra Sonia Pradilla en nombre de la familia Pradilla, que intervino en los siguientes términos:

«Buenos días a todos los que hoy, en un día festivo, os habéis querido unir a la convocatoria que la Asociación Española de Pintores y Escultores (AEPE) ha realizado a través de su web para honrar la figura de Francisco Pradilla en el día en que se cumple el primer centenario de su fallecimiento y, por ello, os queremos dar las gracias.

Estamos ante la tumba de Francisco Pradilla que, como veis, no puede ser más sencilla, sin ornamento alguno, como así lo dispuso, signo de su personalidad austera y no amigo del halago fácil pese a que alcanzó todo cuanto le era dable alcanzar a un artista español en aquella época de la segunda mitad del siglo XIX a nivel nacional e internacional. Su obra está incluida en museos e instituciones tanto en España como en América, Europa y Oceanía y en colecciones privadas españolas y extranjeras; decoró palacios, recibió encargos oficiales tanto en nuestro país como fuera de nuestras fronteras, obtuvo medallas de honor y condecoraciones en España, Francia, Alemania, Italia, etc.

Fue uno de los fundadores de esta Asociación que hoy nos convoca. Contribuyó de una manera decisiva para que la Basílica del Pilar fuera declarada monumento nacional en 1904. Renunció a su vida en Roma donde residió más de veinte años con su familia y donde, según sus palabras, pasó los mejores años de su vida, para aceptar su nombramiento como director del Museo del Prado, aceptación que no podía rechazar pues lo consideró un deber. Maestro y amigo de un joven Sorolla, ayudó a otros pintores jóvenes que le tenían por maestro resaltando que, entre ellos, se encontraban dos jóvenes discípulas: su sobrina Inocencia Arangoa y Elina Molins.

Era honesto, enormemente familiar, con una gran cultura, melómano, un espíritu independiente y sobre todo con un afán por el estudio y perfeccionamiento que persiguió hasta los últimos días de su vida.

La noticia de su fallecimiento se publicó no sólo en los diarios españoles de la época si no también en Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Reino Unido, Estados Unidos , etc.

A su entierro y pese a las consignas que dio en vida al respecto, concurrieron representantes de la política, las letras y las artes:

PRESIDIÓ EL DUELO EL CORONEL MOLINS EN REPRESENTACIÓN DE EL REY, EL JEFE DE GOBIERNO, SR. MAURA,  EL MINISTRO DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA, SR. SILIÓ, ENRIQUE CUARTERO POR LA ASOCIACIÓN DE PINTORES Y ESCULTORES, CECILIO PLÁ POR LA ESCUELA DE SAN FERNANDO, EL SR. SERRA POR LA ASOCIACIÓN DE ESCRITORES Y ARTISTAS, D. MARIANO BENLLIURE EN REPRESENTACIÓN DEL PATRONATO DEL MUSEO DE ARTE MODERNO Y LOS ARTISTAS MORENO CARBONERO, BLAY, GARNELO, MARINAS, BRETÓN, MENÉNDEZ PIDAL Y VILLEGAS, ENTRE OTROS.

 

Para finalizar, reitero mi agradecimiento a la AEPE y, especialmente a su Presidente, José Gabriel Astudillo y a su Secretaria General, Mª Dolores Barreda, por su contribución desinteresada a mantener vivo el recuerdo de esta gran figura y mejor persona que fue Francisco Pradilla y, como no, a Wifredo Rincón, máximo especialista en Pradilla y  ex presidente de la AEPE, que ha dedicado una gran parte de su vida profesional a divulgar la figura de mi bisabuelo«.

Presente en el homenaje, Wifredo Rincón ha asistido en representación del Gobierno de Aragón, de la ciudad de Zaragoza y como Hijo Adoptivo de Villanueva de Gállego, la ciudad natal de Francisco Pradilla, destacando el agradecimiento de las instituciones por sumar este acto al Año Pradilla, ayudando a engrandecer la memoria de quien fuera uno de los mejores artistas que ha tenido España y destacando su faceta más humana.

Para el mayor estudioso de Francisco Pradilla, reencontrarse con él al pie de su tumba es «un sincero homenaje que le acerca un poco más si cabe a quien lleva estudiando su vida y su obra durante tantos años, y con quien llega a un final que fue tan característico de su personalidad, con las indicaciones que el propio artista dejó estipuladas para este momento».

Entre los numerosos asistentes, además de la familia y miembros de la Junta Directiva de la Asociación Española de Pintores y Escultores, muchos artistas de la Asociación Española de Pintores y Escultores como Fernando de Marta, Antonio Téllez de Peralta, Magdalena España, Paulino L. Tardón, Carlos Andino, Patricia Larrea…

Y para cerrar el acto, los presentes rezaron un Padre Nuestro en memoria de quien hizo de España gloria del mundo.

D.E.P.

 

 

 

Villanueva de Gállego nombra Hijo Predilecto a Pradilla e inaugura un busto en su memoria

Con motivo de su centenario, la escultura es obra de José Gabriel Astudillo

El municipio zaragozano de Villanueva de Gállego cuenta ya con un nuevo espacio dedicado al pintor Francisco Pradilla, natural de esta localidad y de quien se conmemora este año el centenario de su fallecimiento.

El día 29 de octubre, se ha celebrado el acto central de esta efeméride en el que han participado el Presidente de Aragón, Javier Lambán, el Secretario General de Cultura y Deporte del Ministerio de Cultura, Víctor Francos, la Concejala de Cultura de Villanueva de Gállego, Frinitte Reynosom, la nieta del pintor y socia de la Asociación Española de Pintores y Escultores, Inés Pradilla, así como el escultor José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

De izquierda a derecha: Mariano Javier Marcen Castan,  Alcalde de Villanueva de Gállego, Presidente de Aragón, Javier Lambán, el Secretario General de Cultura y Deporte del Ministerio de Cultura, Víctor Francos, José Gabriel Astudillo, Frinitte Reynosom e Inés Pradilla

 

A las 12 de la mañana comenzaba una sesión extraordinaria del pleno del Ayuntamiento con el único punto del orden del día en el que se hacía entrega del título de “Hijo Predilecto de Villanueva de Gállego” a Francisco Pradilla.

Tras el emotivo acto, se ha descubierto en la plaza Fernando el Católico de la localidad, un busto en bronce realizado por el escultor José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, de gran realismo y basado en el autorretrato del pintor.

José Gabriel Astudillo, autor del busto posa ante la escultura homenaje al pintor

 

Después, las autoridades, familiares y asistentes al acto, han recorrido el Espacio Pradilla, en donde también se exhibe una Medalla conmemorativa del centenario realizada por José Gabriel Astudillo, así como una copia en yeso del bronce que preside la plaza de Fernando el Católico.

En palabras del Presidente de Aragón, Javier Lambán, “Pradilla es el segundo pincel más importante de Aragón después de Goya”, y ha alabado la iniciativa de su localidad natal de honrar a su paisano con actos y actividades con motivo del centenario de su fallecimiento.

El Consistorio villanovense, con el apoyo del departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, ha impulsado la reforma de la sala de exposiciones situada en la Hermandad sindical para albergar una muestra permanente con las obras de Pradilla de titularidad municipal (ocho lienzos y 35 acuarelas) que ha reorganizado Wifredo Rincón, especialista en la pintura del genio aragonés, en un nuevo discurso expositivo que realza el trabajo de este “grande de la pintura”.  Diseñado por el arquitecto Sergio Sebastián, el espacio acoge también varias salas de exposiciones y otros de lectura, divulgación e investigación.

La Medalla Conmemorativa del Centenario de Pradilla, en el Espacio Pradilla

 

En marzo del próximo año, el recién inaugurado Espacio Pradilla será sede de una muestra sobre Miguel Pradilla, hijo de Francisco Pradilla, así como otra de acuarelas de Inés Pradilla, nieta del artista.

José Gabriel Astudillo López y Wifredo Rincón

Foto de la familia Pradilla ante el busto homenaje al pintor

 

Recordando a Pradilla

Convocatoria de la AEPE a todos los artistas

SACRAMENTAL DE SAN JUSTO DE MADRID

1 de Noviembre de 2021, 12 h.

Pº de la Ermita del Santo, 70, 2011 Madrid

 

 

El acto de homenaje al pintor español, que fuera Director del Museo del Prado y Director de la Real Academia de España en Roma, Francisco Pradilla y Ortiz, tendrá lugar el lunes 1 de noviembre de 2021, fecha exacta del centenario de su fallecimiento.

Será una actividad que convoca la Asociación Española de Pintores y Escultores, con su Presidente, José Gabriel Astudillo López, a la cabeza, y que cuenta con el apoyo de la familia Pradilla, así como de las instituciones y organismos implicados en la celebración del Año Pradilla, del que venimos informando puntualmente.

El acto comenzará a las 12 de la mañana y consistirá en la ofrenda de unas flores, la lectura de necrológicas y el rezo de un responso ante su tumba, situada en el Cementerio Sacramental de San Justo de la capital de España, donde fue enterrado.

Cerrará el acto el Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, José Gabriel Astudillo López, «quien hará en su discurso un recorrido por la obra de este grandísimo artista».

Un Año Pradilla repleto de actividad

Como no podía ser de otra forma, su figura se está reivindicando en su localidad natal, además de en el resto de España, con motivo del centenario de su muerte.

La primera exposición temporal que se llevó a cabo fue la que realizó el Museo de Bellas Artes de Pontevedra, con fondos propios sobre Pradilla, que tuvo lugar entre el 1 de junio  y el  31 de septiembre de 2021, con una selección de catorce piezas representativas de su trayectoria.

Sonia Pradilla, el Director del Museo de Pontevedra José Manuel Rey y Paula Tilve

 

Con este motivo, el Gobierno de Aragón organizó la exposición ‘Pradilla y la pintura’ para explicar «el contexto de una obsesión» en el Museo de Zaragoza que pudo visitarse entre mayo y septiembre de este año.

Exposición «Pradilla y la pintura»

 

Se unió a la celebración del Año Pradilla la Casa-Museo Julián Gayarre, Roncal (Navarra), que entre el 1 de julio y el 30 de septiembre ha exhibido las tres obras que del artista guarda su colección.

El Ayuntamiento de Zaragoza ha organizado en el Palacio de la Lonja la muestra comisariada por Wifredo Rincón, que se inauguró el pasado día 8 de octubre y podrá visitarse hasta el 9 de enero de 2022, una antológica de Pradilla procedente de museos nacionales, instituciones privadas y coleccionistas particulares.

«Francisco Pradilla  Ortiz», comisariada por Wifredo Rincón

 

Por su parte, el Ayuntamiento de Villanueva de Gállego, localidad natal del que fuera Director del Museo del Prado,  está reformando su actual Centro Pradilla donde está montando un nuevo discurso expositivo que se inaugurará el próximo 29 de octubre bajo el título de “Pradilla en la colección del Ayuntamiento de Villanueva de Gállego”, en el que se expondrá  la variada obra que el Ayuntamiento de la villa ha ido adquiriendo en estos años y que guardará una copia del busto del pintor y una medalla conmemorativa del acontecimiento realizada por el pintor y escultor José Gabriel Astudillo López.

 

Medalla y busto de Pradilla, obra del pintor y escultor José Gabriel Astudillo

 

Además, ese mismo día, en la plaza de Fernando el Católico de la localidad, se descubrirá el busto de Pradilla realizado en bronce por el escultor José Gabriel Astudillo. Y además, una sesión extraordinaria de la Real Academia de Nobles y de Bellas Artes de San Luis en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, que nombrará a Pradilla como “Hijo Predilecto” de esta localidad.

Todas estas acciones permitirán reivindicar así la obra y la vida de Pradilla, «el mejor pintor español del siglo XIX y el mejor pincel aragonés después de Goya», según ha dicho Wifredo Rincón, que ha anunciado que el Ayuntamiento de Villanueva de Gállego regalará una copia del busto del pintor al Ayuntamiento de Zaragoza.

En el mes de noviembre y ya en Madrid, tendrá lugar el acto de inauguración de la placa conmemorativa de Pradilla en la fachada donde, en su día, estuvo su palacete (residencia y estudio) y busto en bronce del pintor y escultor José Gabriel Astudillo a Franciasco Pradilla.  Busto que se colocará en el Paseo del Pintor Rosales de la capital, y como hemos visto, tendrá otros tres ejemplares que se colocarán en la Real Academia de España en Roma, de la que Pradilla fue director, y en los Ayuntamientos de Zaragoza y de Villanueva de Gállego.

El 17 de diciembre de este mismo año, la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza, llevará a cabo la exposición  temporal “Francisco Pradilla. 100 años después”.  Homenaje al pintor de los artistas de la Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis de Zaragoza.

En febrero de 2022 el Museo del Prado llevará a cabo una Exposición con fondos propios  sobre Francisco Pradilla.

En marzo de 2022, el Espacio Pradilla de Villanueva de Gállego, Zaragoza, Inaugurará la exposición temporal del pintor Miguel Pradilla González, hijo de Francisco Pradilla, y la exposición temporal de la pintora Inés Pradilla Araujo, nieta de Francisco Pradilla.

Y ya entre abril y septiembre de 2022, el Museo de Historia de Madrid acogerá la exposición “Francisco Pradilla Ortiz (1848-1921): más que un pintor de historia”, organizada el Ayuntamiento de Madrid y  comisariada por Soledad Cánovas del Castillo y Sonia Pradilla, biznieta de Francisco Pradilla, en la que se exhibirán importantes cuadros y datos inéditos.

José Gabriel Astudillo trabajando con el busto de Francisco Pradilla

Villanueva de Gállego recreó la última visita de Pradilla a la localidad

La iniciativa forma parte de los actos organizados por el ayuntamiento del municipio con motivo del Año Pradilla

 

El 2 de octubre de 2021 la localidad natal de Francisco Pradilla recreó la última visita que realizara el pintor poco antes de su fallecimiento el 1 de noviembre de 1921, y para la que se grabó un vídeo en el que participaron vecinos y curiosos. Una actividad con la que el Ayuntamiento de Villanueva de Gállego, en colaboración con la Diputación de Zaragoza y otras instituciones, está homenajeando al pintor coincidiendo con el centenario de su muerte.

El actor Carlos Olla ha sido el encargado de dar vida al pintor en una recreación basada en los datos que recoge Wifredo Rincón, el mayor especialista en la pintura de Francisco Pradilla (Pradilla en las colecciones privadas (catálogo exposición) Villanueva de Gállego, abril 2003, pág. 34), y que ya relacionara Luis Martínez Gracia en su artículo “Francisco Pradilla” Vida Aragonesa. Revista de Arte editada por la Sección literaria de la Agrupación Artística Aragonesa, año 1 nº. 5, Zaragoza 10 de diciembre de 1921 (pág. 8).

En él se describe cómo Francisco Pradilla, acompañado de su hijo Miguel y de Toribio Macipe, acudieron a visitar la casa natal del artista, visitando cada habitación y cada cuarto de los dos pisos del edificio.

Cuenta la leyenda que Francisco Pradilla llegó a la localidad en tren y que los vecinos de Villanueva, salieron en masa a recibirlo a la Estación encabezados por las autoridades y la banda de música.

Sin embargo, quizás no fuera en tren, teniendo en cuenta varias circunstancias, como que su hijo Miguel, que le acompañó, era un experto piloto, por lo que no sería extraño que acudieran con su propio vehículo; además, era deseo de Francisco visitar también la tumba de sus padres y por lo tanto, acudir al cementerio de la localidad, un trayecto demasiado largo para el artista enfermo ya, que complicaría la visita de la estación del tren a su casa, de su casa al cementerio y del camposanto otra vez a la estación.

Con toda probabilidad, la llegada de un coche a Villanueva reuniría a gran cantidad de curiosos y también a familiares que puede que supieran de la visita del gran artista, que no era desconocido en su pueblo, y la modestia de su espíritu, le harían declinar honores y alabanzas, y más aún públicas, por lo que la visita se ciñó a su casa natal y a la tumba de sus padres.

La recreación del pasado día 2 de octubre, a la que se ha querido dar un ambiente más festivo, comenzó en la estación de tren, donde Pradilla fue recibido por representantes del ayuntamiento, la Guardia Civil y demás autoridades, trasladándose después la comitiva al cementerio de la localidad, donde se vivió el momento de recogimiento y emotividad que el artista debió de tener ante la tumba de sus padres.

Después tuvo lugar un paseo hasta la plaza de España, en el que Pradilla y su séquito estuvieron acompañados por la comparsa de gigantes y cabezudos y la rondalla de la localidad. En la plaza de España de Villanueva de Gállego se realizó un acto institucional a la manera de 1921, en el que se ha cuidado en detalle desde el vestuario a la ambientación de la época.

 

 

Abierta al público la exposición “Francisco Pradilla Ortiz. 1848-1921”

Está comisariada por Wifredo Rincón, ex Presidente de la AEPE, y reúne 187 obras del artista de las que 84 no se habían mostrado al público hasta ahora

Zaragoza acoge la exposición más completa y ambiciosa que se ha realizado hasta la fecha sobre el pintor

El historiador del arte Wifredo Rincón, profesor de investigación del CSIC y máximo especialista en la obra del pintor aragonés, es el comisario de la exposición que desde el pasado día 6 de octubre puede visitarse en la Lonja.

La muestra es una de las principales actividades culturales de la conmemoración del centenario del fallecimiento del artista, y se incluyen en el Año Pradilla del que venimos informando puntualmente.

Son 187 obras en un recorrido por la trayectoria del pintor, que se inicia con un autorretrato de cuando apenas tenía 21 años y se cierra con una alegoría pintada un año antes de su muerte.

Y a lo largo de ese recorrido late una reivindicación constante: Pradilla ganó fama internacional como pintor de temas históricos, fue un gran retratista, pese a que el género no le gustaba, destacó como costumbrista, pero quizá fuera, y ha tenido que llegar esta exposición para demostrarlo, un genial pintor de paisaje.

El propio Rincón, que ha dedicado buena parte de su trayectoria investigadora a la obra del artista aragonés, confiesa haber ‘jugado’ en el ordenador a coger sus grandes cuadros de historia y despojarlos de las figuras humanas para admirar mejor esos paisajes en los que Pradilla encajaba a Jaime I el Conquistador o a los Reyes Católicos. «Sus paisajes son verdaderamente espectaculares, y en el número y calidad de sus bocetos puede apreciarse la importancia que les concedía.

La Vicealcaldesa de Zaragoza y Wifredo Rincón

 

Para muchos es el pintor de ‘Doña Juana la Loca’, y sus cuadros iluminan muchos libros de historia. Quizá su brillantez en este género le pudo perjudicar en su momento, pero al estudiar su obra, se comprueba que está a la cabeza de la mejor pintura española de su época. Después de Goya, quizá sea el mejor pintor del siglo XIX español».

En la muestra se incluyen algunas de sus pinturas de historia más conocidas en algunas de las dos reducciones que solía hacer el propio Pradilla de estas pinturas, acompañadas de sus bocetos y dibujos preparatorios, además de retratos, y sobre todo hay paisajes, de la ribera del Ebro, de Venecia, el golfo de Nápoles, el monasterio de Piedra o las Lagunas Pontinas.

La exposición puede visitarse desde hoy y hasta el próximo 9 de enero,

Hasta 84 de las 187 obras que la conforman, no se han mostrado al público nunca: pertenecen a coleccionistas privados que las tienen en sus domicilios, algunos de ellos anónimos, otros tan conocidos como Carmen Thyssen o Alicia Klopowitz. Así que esta  es una oportunidad única para contemplarlas.

Pero ver el resto supondría también recorrer España de punta a punta. «Nos han prestado piezas todos los museos españoles que tienen obra de Pradilla», subraya Rincón. El Museo del Prado, los museos de Bellas Artes de Bilbao, Castellón ,Córdoba, Zaragoza o Pontevedra, el Museo Nacional del Romanticismo, el Nacional de Arte de Cataluña, el Museo Goya de Ibercaja o el Museo Morera de Lleida, Y han prestado obras también la Fundación Mapfre, el Instituto Ceán Bermúdez y los ayuntamientos de Zaragoza y de Villanueva de Gállego.

«Con esta antológica saldamos una deuda histórica con Pradilla», ha resumido Rincón. Y en este mismo sentido se ha manifestado la vicealcaldesa Sara Fernández, que ha apuntado que el pintor de Villanueva de Gállego sigue siendo «un desconocido para muchos».

Inaugurada la exposición «Pradilla y la pintura. Contexto de una obsesión»

El Museo de Zaragoza acoge una exposición temporal sobre el pintor aragonés Francisco Pradilla, con motivo del centenario de su fallecimiento. La muestra, titulada «Pradilla y la pintura. Contexto de una obsesión», recoge las diferentes etapas del artista aragonés, desde su formación temprana en Zaragoza y Madrid, su posterior paso por Roma, su fase como director del Museo del Prado y el reconocimiento de su obra, hasta su obsesión por la reina Juana I de Castilla y sus últimos trabajos. La exposición estará abierta al público hasta el próximo 15 de septiembre.

La muestra incluye una treintena de piezas entre obra gráfica, óleo y escultura, y exhibe cuadros que ya se exponen en el Museo, como el autorretrato del propio autor realizado en 1887 –y que hoy ha presidido la presentación de la exposición– o el cuadro de La reina Juana la Loca recluida en Tordesillas con su hija (depósito del Museo Nacional del Prado), pintado en 1907 y que constituye uno de sus principales ejemplos como artista. De hecho, la muestra se acompaña de un audiovisual que profundiza en este lienzo.

La exposición sobre Francisco Pradilla ofrece un recorrido por los hitos biográficos y pictóricos del artista y se estructura en tres apartados: el primero está centrado en la producción artística del autor, siendo una muestra representativa de todas sus etapas, géneros y técnicas; la segunda se aproxima a la obra de maestros, compañeros, discípulos y amigos para descubrir cómo era el ambiente artístico de la época y conocer en mayor profundidad la trayectoria vital de nuestro protagonista a través de las personas con las que se relacionó; la tercera, y última, se centra en la obsesión del pintor por la reina Juana I de Castilla a lo largo de toda su carrera y trata de aproximarnos a la figura de esta monarca.

La exposición cuenta con una selección de obras de Pradilla procedente de los fondos del Museo de Zaragoza, como Estudio de caballo para el cuadro El suspiro del moro o Doña Pilar Villanova y también de otros autores como Retrato del doctor Lera, tallado en mármol por Ponciano Ponzano, Retrato de Santiago Ramón y Cajal de Joaquín Sorolla o Retrato de Pradilla de Alejandro Ferrant. Destacan los depósitos del Museo del Prado en esta institución, es el caso del citado lienzo La reina Juana La Loca recluida en Tordesillas o Paisaje de Capri, ambos de Pradilla. La exposición cuenta con obras de otras instituciones como La campana de Huesca, de José Casado del Alisal de Museo de Huesca o Doña Juana la Loca del Museo Nacional del Romanticismo. Completan la muestra obras de la colección descendientes de Pradilla; Vista de Zaragoza, de Juan José Gárate, prestada por la Diputación Provincial de Zaragoza o La Reina doña Juana la Loca: estudio histórico, de Antonio Rodríguez, de la Universidad de Zaragoza, entre otras.

Francisco Pradilla

Nacido un 24 de julio de 1848 en Villanueva de Gállego y fallecido en Madrid un 1 de noviembre de 1921, fue un gran pintor, director de la Real Academia de España en Roma y del Museo del Prado.

Aprendió con dos pintores decoradores en Zaragoza. En 1863 se trasladó a Madrid, donde estudió a los antiguos maestros. En 1874 fue pensionado en la primera promoción en la Academia de España en Roma junto a Casto Plasencia, Jaime Morera y Alejandro Ferrant y Fischermans, continuando después su estancia en Roma. Su primer cuadro de importancia fue El rapto de las sabinas para las oposiciones a la pensión de la Academia española en Roma, al que siguió en 1878 Doña Juana la Loca, como trabajo de dicha pensión. Por este colosal cuadro obtuvo medalla de honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes (España) de 1878 y una medalla de honor en la Exposición Universal de París de 1878.

Por encargo del Ayuntamiento de Zaragoza, realizó los cuadros de Alfonso I el Batallador y de Alfonso X el Sabio. Se superó con la realización de La rendición de Granada (3,3 x 5,5 m) de 1882, que destaca tanto por la limpieza de la caracterización como por la viveza de la representación y la grandeza del estilo. El cuadro ganó el primer premio en una exposición de Múnich de 1893. Otras obras de este autor de gran interés son: El suspiro del moro, La lección de Venus al amor, y Vendimia en las lagunas Pontinas.

Además de estas composiciones, Pradilla también tiene obras más pequeñas sobre la vida del pueblo, del tipo que realizó Mariano Fortuny. En el Museo Carmen Thyssen Málaga se encuentra Lavanderas gallegas (1887), en el que el artista realiza una escena costumbrista compuesta por un grupo de mujeres que se afanan en lavar la ropa en el campo.

Cabe anotar que fue el director de la Real Academia de España en Roma, si bien por poco tiempo, pues renunció al decepcionarse por los engorrosos trámites burocráticos que dificultaban su gestión y le impedían dedicarse a pintar; sin embargo, el 3 de febrero de 1896 aceptó el puesto de director del Museo del Prado, siendo sustituido dos años después por el hasta entonces subdirector, el pintor Luis Álvarez Catalá, que contaba con el apoyo institucional de la reina María Cristina.

Falleció el 1 de noviembre de 1921 en Madrid, dejando una extensa obra tras de sí.

El «Año Pradilla en Aragón»

Se celebrarán tres exposiciones en la Lonja, en el Museo de Zaragoza y en Villanueva de Gállego, su localidad natal

Aragón se va a volcar con el centenario de la muerte de Francisco Pradilla (Villanueva de Gállego,1848-Madrid,1921). La comunidad acogerá durante los próximos meses tres exposiciones impulsadas por distintas administraciones para conmemorar el fallecimiento del «mejor pincel aragonés solo por detrás de Goya», según ha subrayado este martes en la presentación de los actos el presidente Javier Lambán.

Javier Lambán, junto a Frinnette Reynoso, Wifredo Rincón y el consejero Faci, en el Museo de Zaragoza

 

 

La que más obras del artista exhibirá (hasta un total de 200 piezas) será la antológica que organizará el Ayuntamiento de Zaragoza en la Lonja entre octubre y enero, mientras que el Museo de Zaragoza acogerá una exposición entre mayo y septiembre que planteará un diálogo entre su pintura y sus contemporáneos aragoneses, al tiempo que se sumergirá en su obsesión por la reina Juana I de Castilla. Por su parte, la localidad natal del pintor (Villanueva de Gállego) va a reformar el actual centro Pradilla armando un nuevo discurso expositivo para que pueda visitarse de forma permanente.

Según ha explicado Lambán, la muestra del Museo de Zaragoza incluirá tanto la pintura de retrato que tanta fama le dio, como pintura de género. Reunirá una treintena de piezas entre obra gráfica, óleo y escultura, e incluirá cuadros que ya se exponen en el museo (doce pinturas y un dibujo), como el autorretrato del propio autor realizado en 1887 o el cuadro de ‘La reina Juana la Loca recluida en Tordesillas con su hija’, pintado en 1907 y que constituye uno de sus principales ejemplos como artista.

Así, esta exposición se divide en tres ámbitos, el primero hace una incursión en el terreno de los artistas que, de una manera u otra, formaron parte de su vida: maestros, compañeros de estudios, discípulos y seguidores, pero ante todo amigos como Unceta, Gascón de Gotor, Gárate, Barbasán… La segunda parte, núcleo de la exposición, muestra una selección de obras de Pradilla procedente de los fondos del Museo de Zaragoza y de otras instituciones como el Museo del Prado, el Museo del Romanticismo de Madrid, la DPZ o el Museo de Huesca, y, por último, habrá un espacio dedicado a Juana la Loca, verdadera protagonista de muchas de las obras del pintor aragonés.

El Ayuntamiento de Zaragoza ya está preparando una antológica con 200 obras del artista en la Lonja que coincidirá con las Fiestas del Pilar. El encargado de organizarla es Wifredo Rincón, especialista en Pradilla y comisario de la mayoría de las exposiciones que se han celebrado hasta ahora sobre él. «Va a haber cuadros de hasta cuatro metros y vamos a recibir piezas del Museo del Prado, el Museo del Romanticismo de Madrid, el Thyssen, el Museo Nacional de Arte de Cataluña y de muchas colecciones particulares», ha destacado Wifredo Rincón, que ha apuntado que la muestra tendrá pintura, acuarela y dibujo.

Para conmemorar el centenario de Pradilla, el Gobierno de Aragón se ha aliado con el Ayuntamiento de Villanueva de Gállego, localidad que vio nacer a Pradilla en 1848, y con el que se ha organizado un completo catálogo de actos que no solo pasan por la pintura, sino también por la literatura o la música. Los actos del centenario arrancarán con la celebración de una nueva edición del Concurso de Pintura Francisco Pradilla.

Desde este año, la sala de exposiciones situada en la Hermandad Sindical se transformará en Espacio Pradilla, donde se podrán ver en próximas fechas obras del autor de titularidad municipal (ocho lienzos y 35 acuarelas), y que verá ampliado su espacio expositivo, dentro de una jornada que inaugurará la nieta del pintor, Inés Pradilla.

Asimismo, se desarrollará un ciclo de conferencias, en dos líneas diferentes: la primera, la artística, que contará con el historiador del arte experto en el pintor, Wifredo Rincón; la catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza Concha Lomba y el conservador del Museo del Prado Javier Varon; y otra línea de contexto histórico con los vecinos de Villanueva Carlos Urzainqui y Ramón Ortiz.

Además, el municipio organizará la realización de dos murales de arte urbano inspirados en la obra del pintor en la fachada trasera del ayuntamiento y en una nave municipal, obra del dúo creativo Fratelli Moca y la artista Pilar Tena, También se proponen representaciones escénicas, divulgativas y publicitarias, un concurso literario y otro artístico sobre la obra de Pradilla, la creación de un cómic sobre su vida, a cargo del ilustrador Chesus Calvo y otras actividades vinculadas con la Universidad San Jorge.

Además, se plantea la celebración de un concierto para finales de año con la Unión Musical de Villanueva y el escultor José Gabriel Astudillo realizará tres fundiciones en bronce de un busto de Pradilla. Una de ellas se colocará en Villanueva de Gállego, frente a la que fuera casa del exdirector del Museo del Prado, mientras que las otras se regalarán a Zaragoza y Madrid.

La imagen del centenario ha corrido a cargo del prestigioso diseñador Isidro Ferrer, que cuenta con dos premios del Ministerio de Cultura, al libro mejor editado y a las mejores ilustraciones infantiles y juveniles.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad