Consuelo Hernández expuso en Cáceres

El Palacio de la Isla, un hermoso edificio del siglo XVI, centro de cultura y de arte del Ayuntamiento de Cáceres, ha acogido la muestra individual «Habitando la realidad» de la pintora Consuelo Hernández.  Su inauguración tuvo lugar el día 10 de noviembre con una gran afluencia de público y de medios; y su clausura el día 30.
La exposición, presentada por el crítico de Arte Antonio Calderón de Jesús, reúne una selección de treinta pinturas realizadas en diferentes épocas, desde 2005 hasta 2017.  Su título, “Habitando la realidad” sintetiza tanto el punto de partida de la artista, la realidad, como su tratamiento personal. “Habitar” alude, en su significado más profundo, a “componer”, “construir” de manera pictórica la propia realidad.

En palabras de Antonio Calderón de Jesús:

Lo interesante de su obra es su constancia en mantener presente lo más trascendental del Arte del Romanticismo compaginándolo con lo más evolucionado del Arte actual, en cuyos esquemas se basa la línea creativa de esta artista, ya que en medio de los vaivenes del Arte Contemporáneo aparece su obra con la capacidad de hacer que el espectador se conmueva ante la presencia tan vigorosa y reflexiva de la misma, en tanto en cuanto sus paisajes y sus figuras estilizadas con aspecto dogmático se sitúan dentro del Arte Figurativo, camino de la conexión con el Realismo, campo operativo que ella domina a la perfección. Así pues, su ingrediente principal está en partir de un arte imaginativo, compuesto en algunos de sus aspectos por elementos totalmente exóticos a la vez que realistas.

El empuje que tiene la obra de esta artista en el campo interpretativo tiene su origen en varios aspectos básicos desarrollados dentro de la misma, definidos por una buena construcción arquitectónica bajo el control de una perspectiva ocular, en la que también están presentes el movimiento, la luz y el color como ingredientes esenciales. Pero no sería este todo el mérito de su obra si no fuera porque en una parte de la misma va impresa una gran carga de Filosofía que presta verosimilitud y profundidad a su temática.

Entre las obras expuestas hay que destacar las dedicadas a la ciudad de Madrid, tituladas La estación de Lago, Estación de Príncipe Pío, Café Gijón, Café Central, paisajes urbanos y fachadas de emblemáticos cafés madrileños. O la que lleva por título Alegoría del triunfo, tríptico inspirado en el espacio del Palacio de Cristal del Retiro, de contenido claramente simbólico.

Destacables también las obras inspiradas en el paisaje de ciudades como Salamanca y Shanghái, Centro de arte, Composición en Sanghái. O los retratos Hélèna y Silvia, figuras de jóvenes mujeres  situadas en interiores en los que la geometría de los elementos arquitectónicos juega un importante papel compositivo.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad