Carmen de la Lastra expone en la Casa de Cantabria de Madrid

La socia Carmen de la Lastra inaugura el martes 5 de noviembre de 2019, a las 19’30 h. la exposición que bajo el título de «Viento en popa a toda vela», se celebrará en la Casa de Cantabria en Madrid (C/ Pío Baroja, 10) y que podrá visitarse hasta el 15 de noviembre en horario de lunes a viernes de 10 a 14 h. y de 17 a 21 h. y los sábados: de 12 a 15 h. y de 16 a 21 h.

Jesús Pindado nos presenta así la muestra:

CARMEN LASTRA: Pintura poética del Mar

Carmen Lastra ha venido practicando todos los oficios y destrezas del arte de pintar. ¿No es eso lo que predicaba el prolífico Picasso, que “la inspiración existe, pero tiene que encontrarnos trabajando?”. Además vuelve a esta “su” Casa de Cantabria en donde realizó eficaz gestión al frente de la competencia de Bellas Artes. Por tanto, vuelve a donde solía con su renovada carga de ricas y de múltiples experiencias que cubren un exitoso itinerario de todo el espectro del dibujo, la decoración y el diseño, la grabación y la pintura en sus distintos géneros.¿A quién se le ocurre pintar o hacer grabados del mar después de haberlo pintado Turner?. A Carmen. Sin temor y con acierto.El secreto es haberle encontrado al mar (a la mar…) su quietud y su enérgica vitalidad. Hay tantos mares como poetas y aquí está, también, con personalidad propia, la pintura poética de Lastra, la poesía pintada del mar…No es el mar modernista de la fragancia y armonía, de la fragancia y “la música y los colores” de la marina de Rubén Darío, ni el “lánguido y sonoro” del ocaso de Manuel Machado del mar, “el mar, y no pensar en nada”.  Ni siquiera el mar triste de don Antonio, aquel del “rojo bergantín” fantasmal “que el viento agita y mece el mar rizado,/el fosco mar rizado de olas grises”.Se ha valido C. Lastra -de ascendencia laredana-, de la canción del muy romántico esprocediano enunciado para colgar en su antena titular lo del “viento en popa a toda vela”. Mares muchos son que fecundan los océanos como a ellos los ríos mientras esperamos más noticias de los exoplanetas. Pero ahora tenemos frente a nosotros la referencia inspiradora de la épica que va de Juan de la Cosa a mi amigo “Talín”, Vital Alsar. El de la inigualable prosa del galernazo perediano y de la sutileza de la raquera por excelencia, “Sotileza”. Pío Muriedas me contó que un día desde la atalaya de la Magdalena le llamó Lorca a gritos y le dijo:
-¡Mira, Pío, mira el mar que te está mirando!.
Es, creo, el mar inspirador de esta bella exposición marinera de Carmen. El de la épica y el de la lírica de Concha Espina cuando señalaba que paseaba y que confesaba…”haces de vida, ansias remotas, /vasto refugio para el deseo”. Sí, el mar del piadoso enamorado Gerardo Diego, al que canta en “Altamar de la noche” y el del “cantar de cuna que cantan las estrellas”.Y no diré mucho más. Nada puede añadirse a lo que entra por los ojos. A la encantadora e inspirada versión de mar eterna y a la vez “localizada” que hace soñar desde la bahía santanderina en que nos espejeamos sabiendo que, tras el horizonte, limita con el orbe y con el infinito.Delicados y rotundos trazos, evocaciones de juego y tragedia, olas mansas de bonanza y ariscos arañazos a la tierra y los hombres. Mar figurativo de siempre y subjetiva modernidad. He aquí, disfrútenla, una mar de inspirada poesía inspiradora en esta sala madrileña convertida en playa de espectadores. De quienes deseen bañarse sin sentirse, como Rafael Alberti, desenterrados del mar.

 

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad