Arte en espacios públicos. Patrimonio y responsabilidad

El pasado 24 de enero, en el Museo Lázaro Galdiano, se celebró la Jornada “Arte en espacios públicos, patrimonio y responsabilidad de todos”, de la mano del Instituto de Arte Contemporáneo, Asociación de Derecho del Arte, Fundación Profesor Uría, y el Museo Lázaro Galdiano.

En una ocasión anterior, asistí a un curso sobre derecho del arte organizado por una  de estas entidades, la Fundación Profesor Uría, que me encantó, no solo por la temática, sino por como estuvo organizada la jornada, y fue un factor que me animó aún más a asistir a estas últimas charlas.

Tal y como el título de la jornada dice, se abordó la temática del arte en espacios públicos, desde diferentes puntos de vista, el constitucional, el de las administraciones públicas y el de la ciudadanía, principalmente.

Los representantes de las diferentes entidades organizadoras de la Jornada, al inicio de las conferencias

Tras abrir la jornada con la presentación de las diferentes entidades organizadores, el abogado del Estado en excedencia y socio de Uría Menéndez Daniel Sarmiento. Explicó que los artículos 20 y 44 hacen importante a la Constitución española, frente a otras de otros territorios europeos. En concreto el artículo 44 defiende que las entidades públicas promocionarán el arte al que todo el mundo tiene derecho; y el 20 reconoce el derecho a la promoción artística y científica. Este tipo de artículos no son comunes en otras constituciones.

Después, una artista, una urbanista, un artista y teórico, y un gestor cultural y comisario, intentaron crear una definición sobre qué es el arte público, y por qué es necesario para la ciudadanía. Se trata del arte que propulsa la administración pública, y que la buena gestión de estas representaciones está ligada a una buena política pública. Coincidieron en que el estilo de arte público que más les gusta a los ciudadanos es el inspirado en los años 60, que hace partícipe a los viandantes y pueden interactuar con él, en vez de los bustos o esculturas.

Para terminar las sesiones de la mañana, se trató el 1,5 % cultural con figuras como el Director General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, MECD, Luis Lafuente; el Director General de Arquitectura Vivienda y Suelo, Antonio Aguilar; y Mara Rincón de Acción Cultural. En esta ocasión, los ponentes, hablaron sobre la situación del 1,5 por ciento cultural en España, y como, desde las distintas administraciones se llevaba a cabo esta labor. Nada más terminar la ponencia de cada uno de los conferenciantes, el público comenzó a hacerles preguntas al respecto, preguntas que no eran fáciles de contestar pero que supieron enfrentarse a ellas y salir airosos de la situación.

En las charlas de la tarde, se expuso la situación del arte público en otros países, principalmente, Francia y Estados Unidos. En concreto, en el caso de Estados Unidos, se habló del plan Percent for Art Program, una iniciativa del alcalde de Nueva York, Edward I. Koch, que impulsó en el año 1982. Esta iniciativa defendía que a partir de ese momento un 1% del presupuesto de todos los proyectos de construcción financiados por la ciudad se destinases a obras de arte público, realizadas de manera específica para dichos espacios y su entorno. Finalmente, esta iniciativa se puso en marcha en el año 1983, y desde entonces se han llevado a cabo cerca de 340 proyectos.

Fue una buena jornada, desde luego recomendable para cualquier agente del mundo del arte (artistas, comisarios, historiadores, etc.). El único aspecto con el que todos deberíamos tener más cuidado es con el del arte en espacios públicos en otros países. Nuestros propósitos como cultura son específicos e intransferibles, y no existe motivo alguno para suponer que son los mejores. Es insostenible esa orgullosa actitud que nos lleva a considerar a orientarles y africanos como europeos incompletos; y es igualmente absurda la pretensión de los norteamericanos de imponer su American way of life, o nuestra idea de querer ser como ellos o como los franceses, en este caso. Está bien estudiar su modelo, pero no hay que imponerlo en nuestro país.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad