«Setas Dibujadas» un libro de ilustraciones de Manuel López Moya

El socio Manuel López Moya (Úbeda, 1950) acaba de publicar un libro de ilustraciones titulado “Setas Dibujadas”, un trabajo que recoge cien variedades de setas que primorosamente ha dibujado para su contemplación y disfrute.

Él mismo nos describe toda esta gran aventura:

“En su elaboración hay un largo proceso, desde los primeros apuntes hasta la terminación de éste. Lo he asumido con la máxima humildad e ilusión esperando aportar un grano de arena en el tratamiento del dibujo naturalista.

Con las nuevas tecnologías y su empuje el trabajo realizado a mano aumenta de valor y la sensibilidad de las personas que todavía valoran esta forma de expresiones calidez y sentimiento.

Haré mención a una frase de Charles Darwin:

“Hay grandeza en esta concepción de la vida,…que mientras este planeta ha ido girando gestión la constante ley de gravitación, se han desarrollado y se están desarrollando. A partir de un comienzo tan sencillo, infinidad de formas cada vez mes bellas y maravillosas”

No me gusta hablar sobre mí, lo que realmente me gusta es dibujar. Prefiero dibujar a hablar porque es más rápido y deja menos espacio para la mentira. Me gustaría poder comunicar todo como la naturaleza orgánica. ‘

La pintura y el dibujo son mi vida, un dibujo en un papel es un mundo inimaginable.es la honestidad, no hay posibilidad de hacer trampas, es bueno o es malo.

Dibujo desde chico. Desde siempre, y si bien no puede decirse que deba esforzarme para ponerme a dibujar. En mis comienzos, cuando empezaba a tener una respuesta por parte de la crítica y la primera vez que alguien se interesó por lo que hacía me animé y tomé fuerzas para emprender este recorrido, dibujar y dibujar naturaleza.

Siempre que dispongo de tiempo lo dedico a buscar rincones para dibujarlos o pintarlos y fue de esta manera como me di cuenta del mundo tan espectacular que se presentaba ante mí y el amplísimo campo del que disponía para desarrollar mi afición y a la vez empatizar con la naturaleza.

He pintado y dibujado todo cuanto se me ha puesto por delante, pero en especial, y de inusual manera, ha calado en mí el mundo mágico de la Micología.

Es magnífico observar infinidad de especies de todos los tamaños, formas y colores que presentan unos tapices mágicos a veces incomprensibles. De una belleza sin igual.

Por todo esto y mucho más me animé a realizar una serie de dibujos que en un principio fueron apuntes de campo para pasar a trabajos más terminados y completos.

La misión del dibujante naturalista es la de servir de vehículo de expresión del conocimiento. Sus observaciones de la realidad y apuntes le sirven para realizar el trabajo definitivo.

En el medio se recoge información que servirá como ensayo estético y en mi caso por el disfrute de conocer.

Además de anotar lo que ve  desafiando fecha y lugar, es aconsejable anotar datos en el dibujo que nos permita de un vistazo identificar aquella variedad que hemos encontrado.

Unos pocos rasgos gráficos fueron de suma importancia para el conocimiento de objetos naturales durante los siglos XVI, XVII y XVIIL el dibujo esquemático de las figuras fue fundamental para el reconocimiento de árboles, hierbas y plantas.

Aparte del trabajo de campo, he recogido información de los tratados y libros de consulta existentes en el mercado, realizados por micólogos científicos a los que hay que agradecer su dedicación al estudio de esta parte de la Botánica sumamente interesante.

He procurado darle a cada dibujo la autenticidad y plasticidad que, a mi entender, es la correcta, aun siendo consciente de no alcanzar el realismo que nos presenta la madre naturaleza.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad