La contestación de un ministro…

José Gabriel Astudillo López

Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores

El día 13 de enero de 2020, José Manuel Rodríguez Uribes era nombrado ministro de Cultura y Deporte del Gobierno de España.

Cuatro días después, recibía en su despacho del ministerio, cercano a esta Asociación Española de Pintores y Escultores, una carta de felicitación del Presidente de esta centenaria entidad, José Gabriel Astudillo López, en la que además solicitaba una entrevista con él.

Jamás obtuvimos respuesta a la misma.

A principios de marzo, ante la entrega del 55 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura que presidiría S.M., contactamos nuevamente con el gabinete del ministro, sin obtener ningún tipo de contestación.

El 22 de julio pasado, remitimos una nueva misiva al ministro, solicitando otra vez una entrevista y expresándole el sincero malestar respecto a las ayudas y subvenciones que otorga el ministerio, sobre todo a las que se dice que se convocan y jamás aparecen publicadas en el BOE, y con las que parece que nos quiere callar la boca a los artistas.

Jamás obtuvimos respuesta, pero tampoco desfallecemos.

De esta manera, el pasado día 2 de septiembre, volvimos a escribir al ministro solicitando una reunión en la que poder exponerle las iniciativas que lleva a cabo nuestra institución y tratar acerca de las subvenciones y ayudas económicas a los artistas.

En la misma, se le recordaba las innumerables llamadas de teléfono realizadas a su secretaría desde el mes de febrero, interesándonos por las contestaciones a los escritos remitidos y las citas requeridas.

Y por fin, con fecha 14 de septiembre, esta Asociación Española de Pintores y Escultores ha recibido la siguiente carta dirigida a “José Manuel Astudillo”, que copiamos literalmente:

 “Estimado Señor Astudillo,

En relación a su carta, le informamos de que el Gobierno ha aprobado en el mes de mayo ayudas para paliar los problemas derivados de esta crisis socio-sanitaria provocada por el COVID-19.

Le sugerimos que estudien, dentro de las medidas específicas de Cultura contenidas en el Real Decreto-ley 17/2020, de 5 de mayo y en la Resolución de 12 de mayo de 2020, cuáles se adaptan más a sus necesidades.

Atentamente”.

Como diría el torero, en dos palabras: im presionante. La palabra no es ya “decepcionante”, es mucho más que eso… es incalificable.

El ministro está enfermo de certeza. Es incapaz de escuchar al mundo de la cultura, es incompetente y necio por no admitir opiniones y demuestra una falta de sensibilidad propia de quien está por encima de todo.

La supresión de la Subdirección General de Promoción de Bellas Artes así lo demuestra, igual que la ridícula cantidad que ha destinado a los profesionales del sector.

La cultura…. Se llenan la boca al hablar de cultura, pero eso no incluye a la educación, no incluye al propio ministro, que de cultura más bien, tiene poca. El intrusismo que nos ahoga una vez más. ¿Por qué para una operación nos ponemos en manos de un doctor y para hablar de la cultura, caemos en las de un abogado? Con todos mis respetos a los abogados, que están para otras cosas, es evidente…

¿Por qué al hablar de cultura solo se piensa en los del teatro, los de la música o el cine? Vivir de la pintura o la escultura en España es algo impensable. Los pintores y escultores trabajan en otras cosas y se dedican después a su “arte”. ¿Es eso lo que queremos para los jóvenes pintores y escultores que destacan ya en el panorama artístico nacional e internacional y no tienen, sin embargo, futuro?

Los artistas en España desde hace mucho, mucho tiempo, no vivimos del arte. No podemos permitírnoslo. 

No gozamos de consideración, ni de respeto por parte de las administraciones, a veces, tampoco del público, si no conoce nuestra obra, y vivimos rozando la miseria, sin ningún tipo de reconocimiento.

Ante esta situación, lo mínimo que se le pedía al ministro es un poco de sensibilidad para con las artes plásticas, base del patrimonio cultural de España, pero como vemos, es algo completa y absolutamente ignorado por el ministro de Cultura. Sobre todo, porque junto a los artistas hay muchísima gente a la que no se le presta atención. Hay instituciones, como la Asociación Española de Pintores y Escultores, luchando por ellos, desde hace ya 110 años, buscando que los artistas tengan más visibilidad, que se les preste la atención que merecen, que se consigan más salas de exposiciones donde exhibir su trabajo y en definitiva, que la sociedad y los gobiernos, representados por el ministerio de cultura, conozcan la labor que venimos haciendo y las medidas que proponemos para ayudar a paliar esta situación.

Pero una vez más, el arte es ignorado por el ministro.

De lo que no se da cuenta el ministro es de que con esa actitud, perdemos todos, empezando por los artistas y terminando por la sociedad que «tanto dice necesitar el arte».  Una pérdida irreparable que está dejando huérfana la creación y generando un vacío que jamás lograremos llenar sin el respeto que merecemos.

Empezando por el del ministro.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad