Rafael Botí “Paisajes” en el Museo de Arte Contemporáneo de Madrid

El Museo de Arte Contemporáneo de Madrid acoge desde este jueves 20 de mayo, una exposición de las obras del que fuera socio de la Asociación Española de Pintores y Escultores (AEPE), Rafael Botí, bajo el título de “Paisajes 1922-1970”, con una cuidada selección de los más significativos.

Los paisajes de Rafael Botí conjugan la armonía y el ritmo de la música con el equilibrio, la profundidad y la expresividad del arte poético. José Caballero, al hablar de la obra de Botí, decía que “en sus paisajes siempre canta un pájaro”. El dominio del color es patente en su obra, así como la fidelidad que, a lo largo de su vida, el artista mostró siempre a su técnica y temática las cuales se convierten en características de su buen hacer y donde es palpable la autenticidad del pintor, la cual le llega tras su viaje a París en 1929, donde conocerá a Picasso y Braque. De este viaje Botí asimilará el color de Matisse y el cubismo picassiano, algo que dejará impronta de por vida en su obra.

Uno de los mayores intereses del artista cordobés fue el del paisaje, género que predomina de manera significativa en su producción. La presente exposición se centra en una serie de paisajes que reflejan la ciudad de Madrid, a la que llegó por primera vez en 1917. Realizados en diferentes épocas, la mayoría de ellos muestran la predilección del artista por paisajes de extrarradio, por los pequeños espacios urbanos o por escenas tranquilas dentro de la ciudad. Casi todas estas obras pertenecen a la colección del Museo de Arte Contemporáneo gracias a la donación realizada por Rafael Botí Torres, hijo del artista.

La exposición se completa con una serie de paisajes de otro de los lugares favoritos del pintor, el País Vasco. Desde 1925, Rafael Botí acude en varias ocasiones junto a su amigo y maestro, Daniel Vázquez Díaz, a plasmar el pasaje vasco, sobre todo en los alrededores de Fuenterrabía y Deusto. Son los momentos de máxima influencia del maestro en el alumno, que se traduce en la ordenación de los elementos en el plano, la contundencia en los volúmenes y una luz plateada, muy apropiada para esos paisajes.

Rafael Botí (Córdoba, 1900 – Madrid, 1995) fue músico de profesión y pintor de vocación. Perteneció a una generación de artistas que buscaban una renovación en las anquilosadas artes plásticas españolas sin llegar nunca a una ruptura total, tal y como proponían las vanguardias. Formado primero en la Escuela Oficial de Artes y Oficios de Córdoba, donde recibió clases de Julio Romero de Torres y posteriormente, ya en Madrid, en la escuela del pintor Daniel Vázquez Díaz, sería la figura de este último fundamental en su desarrollo como pintor.

 Su talante inquieto, siempre atento a las novedades en el terreno de las artes, se traduce en la elección de Vázquez Díaz como maestro, así como en su participación en iniciativas que pretendían impulsar un cambio en la conservadora atmósfera de las artes plásticas. Iniciativas como el Salón de los Independientes, que reunió a una serie de artistas renovadores muy críticos con los presupuestos oficiales que imperaban en las artes españolas.

Su estilo se caracterizó a lo largo de su vida por una coherencia irreductible, una sencillez seductora y una pureza inquebrantable. Sus primeras obras, deudoras de cierto impresionismo, sobre todo en el uso libre de la pincelada, fueron ganando en estructuración, definición de volúmenes e importancia del dibujo, todo ello gracias a la influencia del postcubismo de su maestro y amigo Vázquez Díaz. Ya después de la Guerra Civil, sus trabajos adquieren profundidad lírica y cierto aire nostálgico.

 

Rafael Botí “Paisajes 1922-1970”

Museo de Arte Contemporáneo de Madrid

Conde Duque, 9-11

28015 Madrid

Martes-Viernes: 10 a 14 y de 15 a 21 h.

Sábados: de 10 a 14 y de 17’30 a 21 h.

Domingos y festivos: de 10’30 a 14 h.

Metro: Ventura Rodríguez, Plaza de España, San Bernardo y Noviciado

Bus: 1, 2, 44, 74, 133, Circular 1 y Circular 2

Metro Ventura Rodríguez, Plaza de España, San Bernardo y Noviciado

Bus 1, 2, 44, 74, 133 y 749

BiciMAD parada 13 justo enfrente de la entrada principal

Minibús m-2

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad