Alberto Martín Giraldo: “Realismo en España. 50 años”

En la Sala Baluarte del Centro Cultural Adolfo Suárez del Ayuntamiento de Tres Cantos, se inaugura el próximo viernes 8 de abril la exposición que cuenta con el patrocinio de la veterana Ansorena y que bajo el título de “Realismo en España. 50 años”, presenta obras de algunos de los mejores pintores realistas del panorama español actual, y en la que se podrán admirar también las del socio Alberto Martín Giraldo, uno de los finalistas del recientemente celebrado 51 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura, organizado por la Asociación Española de Pintores y Escultores con la colaboración de Google.

Además de Alberto Martín Giraldo, algunos de los artistas participantes más destacados son también socios de la AEPE, como el caso de Coro López Izquierdo, y otros son Socios y Medallas de Honor de nuestra entidad, como Julio López Hernández y Eduardo Naranjo.

El resto de autores son también de sobra conocidos, destacando: Francisco López Hernández, María Moreno, Antonio López, Isabel Quintanilla, Cristóbal Toral, Alfonso Galván , José María Cuasante, Matías Quetglás , Joaquín Ureña , Juan José Aquerreta, Roberto González Fernández, Antonio Maya, Gerardo Pita, Rafael Cidoncha, Manuel Franquelo , José Mosquera , Carlos Morago, Francisco Menéndez Morán, Guillermo Muñoz Vera, Cristóbal, César Galicia, Bernardo Torrens, Dino Valls, Carlos Díez Bustos, Guillermo Oyagüez, Andrés García Ibáñez, Miguel Coronado, Eloy Morales, David Morago , Carlos Tárdez, Iñigo Navarro Dávila, Pedro Quesada, Jorge Abbad…

Alberto Martín Giraldo nació hace 36 años en Lubián, un pequeño pueblo de Orense, estudió en Verín y se trasladó a Pontevedra para cursar Bellas Artes, Allí estudió los dos primeros años, terminando la carrera en Madrid en 2003 y, tres años después, comenzó a ver el fruto de su trabajo cuando empezó a quedar primero o segundo en todos los concursos de pintura rápida a los que se presentaba: San Antonio de la Florida, Parque de El Capricho, Parque del Retiro, Quinta de los Molinos, Arte Joven Latina, Ejército de Tierra, El Pardo, además de los del Día internacional de la mujer, (Leganés); Antonio López (Pinto); los de Villalba y Torrelodones, y los de Ermita de Alarcos (Ciudad Real), Nocturne San Clemente (Cuenca), Almansa (Albacete), Sisante (Cuenca), San Pedro Regalado (Valladolid), Piedrahita Goyesca (Avila), Dulcinea del Toboso (Toledo) o Villa de Trijueque (Guadalajara). «Durante tres años pude vivir de los premios que conseguía. Eso me permitió quitarme de otros trabajos».

Hoy, tras haber pasado por la cátedra Francisco de Goya (Ávila) y haber disfrutado hasta el pasado año de una beca en la Casa de Velázquez a la que entregó un cuadro sobre la acera del Congreso, que la embajada de Francia colgó en su palacete de la calle Saturnino Olózaga, este pintor acaba de quedar finalista en el 51 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura que organiza la Asociación Española de Pintores y Escultores en colaboración con Google.

En 2010 comenzó a realizar una serie de cuadros en torno al Museo del Prado de Madrid, cuadros de gran formato, de pincelada suelta y evocadora de Sorolla. «Se me ocurrió dar un vuelco a un cuadro de campo sobre la puerta de Murillo y realicé siete vistas del Prado, dos del Reina Sofía y una de la entrada del Thyssen. En ellas, los museos aparecen al fondo, sin apenas protagonismo. Tras ver mi obra, me invitaron a París donde hice una exposición individual con el nombre de Une rencontre au Prado en la galería George D’etais. Para mí, que he realizado exposiciones colectivas en las galerías Jorge Alcolea y Miquel Alzueta, fue la primera de forma individual».

El hecho de que no haya participado en demasiadas exposiciones no parece preocupar a un artista que afirma que puede vivir de su obra gracias al boca a boca y a que los clientes que ven su trabajo le encargan nuevos cuadros. Esta es la razón por la que algunos de sus grandes cuadros estén colgados de las paredes de colecccionistas particulares de Portugal, Bélgica, Francia, Brasil o Estados Unidos. Cuando se le pregunta cómo puede representar un cuadro en la Puerta de Alcalá sin plasmar ni de lejos este monumento, afirma que «los madrileños que pasean por esta plaza, miran las aceras, a la gente, no a la puerta que la tienen muy vista».

Otras de sus grandes obras nos las resume así: «Quiero hacer uno de 7,20 por 3,60 metros del patio de la Casa de Velázquez a la salida de una reunión». Durante años, dos días a la semana, se monta en su furgoneta, recoge a Antonio López y se van los dos a un cerro de Alcalá de Henares «que tiene una vista impresionante porque se ve el río Henares, Torrejón y Madrid, muy a lo lejos. Ambos pintamos la misma vista. Él en un cuadro más pequeño y yo uno de 8,40 por 3 metros que tengo que realizar por partes ya que si me dedicara a montarlo cada vez que voy no tendría tiempo para pintar».

También ha recibido un espectacular encargo de la Academia de París: plasmar en un gran lienzo su sede junto al Sena. En ese caso, Alberto Martín sustituiría las aceras madrileñas por las parisinas.

1937111_1059832474089951_1236851746213240970_n

10517563_702790069794195_4759534459644193048_n

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad