Luis Javier Gayá: Constructor de aviones

El 5 de noviembre del 2015 tuvo lugar en la Casa de Vacas del Parque del Buen Retiro de Madrid, la 82ª edición del Salón de Otoño. Este acontecimiento anual lo organiza la Asociación Española de Pintores y Escultores, con el patrocinio de la Fundación MAXAM, y se trata de una de las convocatorias más antiguas y prestigiosas que se celebran en España.

A diferencia de los años anteriores, éste está marcado por dos aspectos. Uno es la alta participación de artistas, más de 200 participantes, que además de una gran calidad artística, combinaban arte vanguardista y tradicional. Además, en comparación con otras convocatorias, se observa un incremento en el número de esculturas presentadas al concurso.

El segundo factor a destacar es el gran jurado con el que ha contado para esta edición, el cual estaba formado por: el Director de la Fundación MAXAM, Rafael López-Sors; José Vicente Moreno, también miembro de MAXAM; Antonio López, pintor y escultor; Julio López Hernández, escultor; Eduardo Naranjo, pintor; Rafael Canogar, pintor; Javier Rubio Nomblot, crítico y comisario de arte; y Tomás Paredes, Presidente de la Asociación Nacional de Críticos de Arte.  Esta cúpula del arte español, estuvo acompañada por José Gabriel Astudillo López, Presidente de la AEPE y por la Secretaria General de la AEPE Mª Dolores Barreda Pérez, ambos como representantes de la Asociación que organiza éste certamen, sin posibilidad de votar en la elección. Todas las decisiones que se tomaron aquel 21 de octubre, el día que se reunió el jurado, hicieron  que el 82 Salón de Otoño fuera un éxito.

La obra ganadora de ésta edición fue la de Luis Javier Gaya Soler, titulada Constructor de aviones, que obtuvo dos galardones: el Premio El Corte Inglés y la Medalla de Pintura “Eduardo Chicharro” de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

En este óleo sobre tabla de gran tamaño (160 x 170 cm), vemos cómo el autor ha trabajado con un detallismo exquisito, el momento en el que se están construyendo unos aviones en la línea de montaje. En la imagen aparecen representados tres aviones, el principal es el que se encuentra en primer plano, que por el uso de la perspectiva central, lógicamente es el de mayor tamaño, todos ellos, al encontrarse en una línea de montaje están rodeados por andamios.

garrrr

Tanto en la parte superior como en la inferior, hay dos bandas, de menor tamaño, que parecen estar enmarcando la obra principal, que se encuentra en el centro. Tanto en la franja inferior como en la superior aparece el mismo molde central, que es un rostro deformado, mientras que el fondo de ambas cambia. En el fondo de la banda superior aparecen representados una serie de automóviles antiguos en la ciudad, mientras que en el fondo de la inferior, aparecen una serie de personajes que parecen estar simulando o recordando algún conflicto.  El autor, en ésta obra ha usado una tonalidad de colores tierra aplicados con una pincelada no muy suelta. Además cabría mencionar que el objetivo del autor era dar mayor importancia a la línea antes que a la mancha. Estos aspectos hacen recordar  al espectador una fotografía de época. Esto hace que al mirar la obra el visitante se trasladé a esos años pasados en los que esos tipos de vehículos eran una novedad, y que de alguna manera, les venga también a la mente otra serie de cosas referentes a aquella época, como: manera de vestir, el tipo de  ciudades, las primeras cámaras de fotos, etc.

Curiosamente, podría decirse que el autor hace referencia a la importancia de la fotografía en la pintura. La fotografía les permitía captar con total fidelidad las luces efímeras de los paisajes y el quehacer cotidiano de la gente, en contraposición de la pintura que representaba el color, cosa que la fotografía en aquella época no podía hacer. Esta referencia se basa en el guiño que hace Luis Javier Gaya Soler a la fotografía, convirtiendo una imagen fotográfica en una pintura. El invento de la fotografía, no fue muy bien reconocido artísticamente, pero gracias a la aparición de movimientos artísticos que defendían la importancia de esta en el arte, la fotografía se hizo un hueco.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad