Mañana, elecciones a Presidente de la AEPE

Tal y como se viene anunciando desde hace más de dos meses, mañana día 20 de mayo se celebrarán las primeras elecciones democráticas de la historia de la Asociación Española de Pintores y Escultores, 106 años después de su fundación.

Quizás muchos de los socios no lo sepan, pero hasta el año 2012, la elección del Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores se realizaba de la siguiente forma:

El Presidente notificaba a la Junta Directiva su intención de continuar o no en su puesto. En caso negativo, quedaba abierto el procedimiento a seguir según marcaban los Estatutos y que consistía en la convocatoria y celebración de una Asamblea General Ordinaria con un único punto en el orden del día: la elección de nuevo Presidente, que era propuesto a dicha Asamblea por la Junta Directiva del momento, asesorada por los Socios de Honor de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

Fue de esta forma como la entonces Presidenta, Rosa Martínez de Lahidalga, en la Junta Directiva celebrada el día 17 de febrero de 2012, y a la que asistieron los Socios de Honor, propuso y designó a José Gabriel Astudillo López como candidato a Presidente de la AEPE, convocando para el día 16 de marzo del año 2012 la Asamblea General Ordinaria en la que se verificaría su elección.

Celebradas las votaciones, se aprobó por unanimidad el nombramiento del que hoy es Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, José Gabriel Astudillo López, quien en sus primeras palabras dirigiéndose a los socios como Presidente, pidió “humildemente permiso para iniciar con vosotros una nueva etapa que será muy optimista, porque para ello, empeñaré mis mejores esfuerzos y porque en esta tarea no estoy sólo: cuento con vosotros, los mejores socios, artistas, creadores, profesionales y amigos y porque estoy convencido de que vuestra confianza en mí estará en todo momento respaldada por el trabajo que juntos vamos a realizar”.

La primera medida que adoptó el recién nombrado Presidente, fue incluir en el Jurado de selección y calificación de los certámenes y convocatorias organizadas por la AEPE, a un socio elegido al azar, en aras de lograr una participación más activa y para que todos los socios fueran conscientes de cómo se llevan a cabo estos trabajos, de forma limpia, modesta y coherente, imparcial y profesional.

Además, proclamó que a partir de ese instante, ningún miembro de la Junta Directiva podría optar a ningún tipo de premio de los que convocara la entidad, únicamente quedaría o no seleccionado, pero sin opción a premio.

La segunda y más importante medida que tomó, fue la convocatoria, a escasos tres meses de su elección, de una Asamblea General Extraordinaria para modificar los Estatutos de la AEPE y democratizarlos conforme a la legislación vigente.

Gracias a esta medida, ahora se convocan las primeras elecciones democráticas de la historia de nuestra entidad desde que se fundara, puesto que no era lógico, ni actual, ni normal, que a estas alturas no se realizaran elecciones libres y democráticas, sino que fuera una merced de un “grupo” quien repartiera y designara al que presidiría una institución del prestigio de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

“Debemos ser conscientes del paso histórico que vamos a realizar –declara Astudillo- y aunque creamos que es lo habitual, debemos tener presente que va a ser la primera vez en nuestra historia, que serán los socios quienes decidan quién será su Presidente”.

“Por eso, continúa, os animo a incorporaros a este proceso, a que participéis, a que vayáis a votar o lo hagáis por los medios establecidos para posibilitar que sea ésta, una elección ejemplar, modélica y extraordinaria en la que ser protagonistas y seguir escribiendo entre todos esta historia que se remonta al año 1910”.

vota

candidatura voto

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad