Concepción Boter Torrens

Por Mª Dolores Barreda Pérez

 

LAS PRIMERAS ARTISTAS DE LA

ASOCIACION ESPAÑOLA DE PINTORES Y ESCULTORES

Desde su fundación en 1910, y después de haber tratado en anteriores números a las Socias Fundadoras de la entidad, y las participantes en el primer Salón de Otoño, vamos a ir recuperando de la memoria colectiva, el nombre de las primeras socias que vinieron a formar parte de la Asociación de Pintores y Escultores.

Concepción Boter Torrens (Chita)

 

BOTER TORRENS (CHITA), Conchita   P     1933    BARCELONA     MATARO (B)    Calle Barcelona, 12, Mataró

Concepción Boter y Torrens o Torrents se inscribió en nuestra entidad en la sección de “Pintura”.

Socia de número nacida en Barcelona, y que era conocida como “Chita Boter”, como aparecía inscrita en los distintos certámenes en los que participó. En la ficha, aportó como dirección la Calle Barcelona, número 12 de Mataró.

Si bien en las fuentes consultadas aparece como que nació en Mataró, en el año 1900, y se desconoce la fecha de su muerte, tras una ardua investigación puedo afirmar que la artista nació en Barcelona, en el año 1899, y que falleció en Mataró, el 9 de septiembre de 1979, cuando contaba con 80 años de edad, y sin descendencia.

Poco conocemos de su vida personal, más allá del hecho de que tenía dos hermanos, Juan y María.

Su especialidad fueron las marinas, influida tal vez por la belleza de la costa de su ciudad natal.

En 1926 expuso cinco óleos en la Sociedad Artística y Literaria de Mataró, junto a otros artistas locales.

En marzo de 1930 realizó su primera exposición individual en la histórica Sala Parés de Barcelona, que la crítica recogió comentando que era una muestra …”sin grandes pretensiones, que presenta unas notas de color de tendencias impresionistas, que saben a pintura seria, y esto es muy recomendable para su actuación futura”.

También presentó la obra “Bodegón”, a la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1930.

Barcas en la Playa de Mataró

 

Su labor expositiva continuó, con la muestra que llevó a cabo en junio de 1931 y posteriormente en 1933, en la sala La Pinacoteca, galería que abriera sus puertas en 1928. En aquellas exposiciones aparecía aún como Concepción Boter.

Presentó la obra titulada “Plaza de la Libertad (Mataró)” al Salón de Otoño de 1931.

En 1933 participó en el Salón de Otoño que convoca la Asociación de Pintores y Escultores, en la Sala de Artistas Catalanes, reseñando algunos medios “las finas notas” de la artista, o la afortunada autora de “Los eucaliptus”, “Playa de Tossa del Mar” y “Calle de Tossa del Mar”, mientras que otros comentaban que …”La Playa de Tossa, de la señorita Chita Boter, descarta, las pasadas creencias de la pintura de espíritu afeminado o monjil, que en arte equivale a ñoñería o mal gusto… Chita es la emoción sentida y transmitida en el mismo momento, y que produce el magnífico resultado de sus paisajes, de impresión rápida, gustosos de composición y de un sobrio colorido. La citada playa y los eucaliptos son buena muestra de la obra de esta muchacha”.

En 1934 participó en la Exposición de Primavera que organizaba la Junta Municipal de Exposiciones de Arte de Barcelona con la obra “Paisaje de San Andrés de Llavaneras”.

Ese mismo año, participó en una exposición celebrada en la Sala Busquets, con el grupo “Art Vivent”, junto a otros artistas como Bassa-Ribera, Clarasó, Farré, Gispert…

En febrero de 1935 inauguró una exposición individual en la Sala Busquets de Barcelona, junto al retratista cubano José Rovira y Soler. Exhibió cinco figuras, siete paisajes de Tarrasa y trece bodegones.

La prensa de la época recogió que “Concepción Boter presenta una serie de treinta telas, con un estilo subjetivo netamente femenino. Los temas del paisaje son únicamente los pretextos necesarios a su fantasía colorística, llena de ingenuidad, sin notas brillantes, que se ejercita a lo largo de una gama apagada, sin perfiles ni volúmenes acusados, pero con la huella visible de una íntima inquietud que da a sus pinceladas una graciosa inseguridad”. Y en otro medio se comenta que “las pinturas de la artista Concepción Boter, obtienen un señalado triunfo por el lirismo que caracteriza la obra de esta joven pintora”.

En octubre de ese mismo año, la Unión Gremial Mataronesa inauguró su sede local con una exposición de artistas locales en la que estaba también incluida Concepción.

En 1935 participó en el Salón de Artistas Aragoneses y un año después en la Exposición de Primavera de Barcelona, con la obra titulada “La balsa de la roca”.

De mañana llegan barcas

 

En 1959 expuso nuevamente en la galería La Pinacoteca de Barcelona, en donde presentó una selección de paisajes y marinas. La prensa recogió el hecho reseñando que es …”una muestra de la pintora, que por su temática juzgamos es hija del Maresme… nos presenta la artista una extensa colección de óleos sobre temas de playa y de bosque, más un interior con figuras. Barcas en descanso sobre la arena, escena que algunas veces se acompaña con la presencia de algunas siluetas de pescadores, espesos conjuntos de árboles, en los que los múltiples verdes de la vegetación se extienden en copiosas diferenciaciones, le sirven a Chita Boter para comunicarnos su visión tierna y emocionada de sus horizontes acostumbrados.  Desde luego, Concepción Boter siente mucho más el color que la forma y, con el color, la luz. En este sentido, es uno de los más felices momentos de esta exposición la escena de playa marcada con el número 3, donde la embriaguez lumínica hace vibrar toda la superficie del lienzo. Señalemos, también el paisaje número 6, con su vertical hilera de álamos temblorosos, y el número 10, en el que la sensación de la pequeña llanura del prado en que pacen las bestias está buscada con diáfano colorido”.

En octubre de 1962, y repitiendo en la sala La Pinacoteca de Barcelona, la prensa recogía que …”con una lírica prosa del escritor y pintor José María de Sucre… caracteriza la obra de la artista una atenta emotividad a los encantos específicos de la naturaleza en sus diversos aspectos y un entusiasmo innegable para su plasmación, que exagerado sería decir que está lograda plenamente en todas las realizaciones que ofrece la artista a nuestra consideración”.

Anuncio de la exposición de Conchita Boter de 1931

 

Como ya he reseñado al inicio de esta biografía, falleció a los 80 años de edad, el 9 de septiembre de 1979, en su domicilio de la Ronda d’Alfons X, El Savi, 50 de Mataró. Soltera, sin descendencia, después de una vida dedicada a la pintura.

Tiene obra en el Museo de Mataró, en el Museo Marítimo de Barcelona, en el Museo de Hospitalet y en el Museo de Badalona.

Concepción Boter Torrens y la AEPE

En el XI Salón de Otoño de 1931, apareció inscrita como Srta. Chisa Boter Torrens, natural de Barcelona. Reside en Mataró, Barcelona, 12.

393.- “Plaza de la Libertad (Mataró)”, óleo 0,58 x 0,54

En el XIII Salón de Otoño de 1933 figura inscrita como Srta. Chita Boter Torréns, natural de Barcelona. Vive en Mataró, Barcelona, 11.

90.- “Los eucaliptus”, óleo

110.- “Playa de Tossa del Mar (Gerona)”

174.- “Calle de Tossa del Mar” óleo

Detalle de la obra «De mañana llegan barcas» con la firma de la artista

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad