El 29 de septiembre, Requena Nozal inaugura su exposición en Casa de Vacas

La inauguración tendrá lugar a las 19 h.

La muestra podrá visitarse hasta el 23 de octubre

 

El socio José Requena Nozal inaugura el próximo jueves 29 de septiembre de 2022, en la Casa de Vacas del madrileño Parque del Buen Retiro, una exposición retrospectiva titulada “Pintando lo perdido. Antología”, que podrá verse hasta el día 23 de octubre en horario de 10 a 21 h.

 

 

Son un total de 50 obras que abarcan todos los periodos por los que ha atravesado su pintura hasta la fecha, y de la que el autor declara estar muy contento y satisfecho, principalmente por el profundo y detallista trabajo realizado por el comisario de la exposición, José Gabriel Astudillo.

Astudillo explica que la muestra ha sido difícil “porque la obra de Requena Nozal es descomunal y seleccionarla ha sido un trabajo duro y muy complejo, ya que se ha hecho con la aprobación del artista y creo que lo que sí se ha conseguido es hacer un recorrido bastante significativo de lo que ha sido su obra a lo largo de tantos años, de forma temática y cronológica».

La exposición recorre las principales etapas de la creación de Requena Nozal, que pasan desde el realismo impresionista a la figuración expresionista, por el neocubismo y finalmente por la abstracción, con especial hincapié en la técnica de la encáustica, de la que Requena es un gran maestro e investigador de la técnica milenaria a la que ha aportado una riqueza y complejidad insuperables.

Para el crítico Antonio Manuel Campoy, la obra de Requena Nozal presenta «Composiciones abstractas que reclaman el vitral «diversidad serena del mundo» que decía Goethe. Diversidad también en esta pintura de pulcro lenguaje y tan poético sentido».

El propio artista define sus obras declarando que “Nacen de la acción y descontrol intencionados sobre cualquier forma o patrón establecidos, desarrollando una total libertad en la ejecución del lienzo y dejando al azar la imposición de las reglas».

 

 

“Pintando lo perdido. Antología”,  la presenta así su comisario, José Gabriel Astudillo López:

En esta exposición antológica están reunidas algunas de las obras más deslumbrantes y hermosas que han nacido fruto de la mano del pintor José Requena Nozal a lo largo de su dilatada vida.

Las ha llevado a cabo en los lugares más dispares, en las circunstancias personales e íntimas más diversas, en condiciones a menudo desfavorables o cuando menos poco propicias, pero siempre con un único propósito: el de alumbrar para sí mismo y para unos pocos el misterio de la creación artística.

No ha sido fácil dar con el nombre de esta reunión de obras, aunque finalmente uno se ha impuesto, el que más ha marcado esta última etapa de creación de su vida, el que ha cambiado sus esquemas, su mentalidad, su forma de enfrentarse a la vida, revolviendo y convulsionando toda su existencia y afectando directamente a su visión y planteamiento de la vida misma.

Hay en esta muestra muchos fragmentos de memoria y muy activos recuerdos revividos por un pincel creador al servicio de unos sentimientos que se convierten en páginas del inmenso libro de su vida.

Y si no ha resultado fácil elegir un nombre para ellos, menos aún lo ha sido escogerlos para una colección que lleva como epígrafe el de «Antología».

Todas las obras tienen la virtud de hablar por sí solas y de manera tan natural que se hacen entender, con su eterna novedad y su completa originalidad.

Hay en ellas ideas y sentimientos suficientes como para hacerlos inagotables, versátiles, múltiples y bellos, definitorios de su extensa personalidad.

Con ellas, Requena Nozal se explica a sí mismo y presenta a los demás sus inquietudes y anhelos en un fuerte compromiso ético para con la estética, porque son obras que para ser cabalmente entendidas, deben modificar nuestro modo de comprender el arte y llegar incluso, a influir en nuestra vida.

De la obra en su conjunto, el visitante saldrá con la visión del artista acerca del alma de las cosas que ama este músico venido a pintor, por cuyas venas chorrea la cera teñida de pigmentos de colores maravillosos con los que podemos disfrutar de una explosión de vida y de vivencias únicas y extraordinarias.

 

 

José Requena Nozal

José Requena Nozal nació el 25 de octubre de 1947 en Zaragoza (España). A los 12 años desarrolla su pasión artística con la música, en los Conservatorios de Zaragoza, Pamplona, Valencia y Madrid, con el trombón de varas y el piano, ejerciendo durante años profesionalmente con diferentes orquestas de España. Admirador de la pintura, que siempre le había atraído y observado a lo largo de sus viajes por Europa, Próximo Oriente, Asia, Estados Unidos y Rusia, decide aprender en un taller de restauración diversas técnicas decorativas como el dorado, modelado y la restauración. En 1973 contrae matrimonio con la que será su más fiel apoyo en su trayectoria artística, Concepción Barraqueta Egea. Dos años más tarde realizará la primera exposición individual en el Museo Provincial de La Rioja, con obras figurativas al óleo.

A partir de los años ochenta se dará a conocer por la crítica y el público, pues resulta seleccionado en el Premio Blanco y Negro de Pintura que organiza el diario ABC, y expondrá en la Galería Ansorena de Madrid, con obras de técnica a la encáustica que marcarán toda una etapa de su trayectoria artística. Atraído por los colores del Mediterráneo como admiración luminista de los grandes pintores levantinos, se traslada a vivir a Denia, donde actualmente reside. En 1996 obtiene el Primer Premio del Salón de Verano Ciudad de Nueva York, por la Goya Art Gallery y culmina una carrera en la que ha logrado prestigio y reconocimiento. Pero llegados a este punto, su vida se transforma cuando a su madre le diagnostican Alzheimer, y no duda en hacer un parón profesional para dedicarse a su cuidado y atención. El tiempo de reflexión le lleva a un cambio radical en su estilo pictórico que le harán tratar distintos temas íntimos a través del expresionismo, que evoluciona al abstracto para llegar finalmente al tachismo.

En 2016 tiene lugar su reaparición artística en distintas exposiciones que se llevaron a cabo en el Centre d’Art l’Estació de Denia, en la Fundación Bankia Cajarioja de Logroño, en Art Marbella, la Sala Coll Alas de Gandía, en el Palacio Provincial de la Diputación de Alicante, en Es Polvorí de Ibiza de la Fundación Balearia, en la Galería Cortabitarte de Soria y finalmente en la Sala Luis de Ajuria de la Fundación Vital de Vitoria, donde el mural “El laberinto de la memoria” se convierte en un homenaje a los enfermos de Alzheimer.

Animado por un grupo de amigos y críticos, en 2022 presenta la exposición antológica en la Casa de Vacas del Parque del Retiro de Madrid, bajo el título de “Pintando lo perdido”, que se convierte en la gran muestra en la que el visitante puede hacer un recorrido por los distintos estilos y épocas del pintor aragonés, en la que el comisario de la misma, José Gabriel Astudillo López, ha escogido aquellas que más vivencias y sentido personal han tenido en la vida del maestro.

José Requena Nozal es miembro de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad