Inauguración y entrega de premios del 83 Salón de Otoño

La Asociación Española de Pintores y Escultores entregó el pasado día 4 de noviembre a las 19 h. los premios correspondientes al “83 Salón de Otoño” organizado por esta entidad centenaria, en un acto que tuvo lugar en la Casa de Vacas del Parque del Buen Retiro, en la exposición de obras que se prolongará hasta finales del mes de noviembre.

El acto de inauguración de la exposición, que consta de un total de 67 obras, entre los trabajos premiados y seleccionados, contó con la presencia del Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, José Gabriel Astudillo, del Vicepresidente, Juan de la Cruz Pallarés García, de Mª Dolores Barreda Pérez, Secretaria General, del resto de miembros de la Junta Directiva de la misma, así como de los patrocinadores del certamen, como son Ana Rubio Pablos, Lucas Ferreira y Fernanda Cardama, Patronos de la Fundación Maxam, Javier Mercado Plaza, del Departamento de Comunicación, Patrocinio y Relaciones Externas de El Corte Inglés; Anavel Munceles, Directora Gerente de InteresARTE y Juvenal Barrios, Director Gerente de InteresARTE; Mª Luisa y Miguel Ángel Codina, en representación de la Fundición Codina; José Luis Manzanares, Gerente de Tritoma Gestión Cultural; Teresa Ramos Grosso, Coordinadora del Centro Cultural Adolfo Suárez y Directora de la Sala Baluarte Raquel Alcázar, Concejala de Cultura del Ayuntamiento de Getafe y Javier Romero, Coordinador Técnico de Cultura del Ayuntamiento de Getafe, Santiago de Santiago Hernández, Jaime Galdeano, Presidente de Honor de la Agrupación Española de Acuarelistas y Santiago Romero Vives Presidente de la Asociación Cultural “More Hispano”. Y los miembros del Jurado: José Vicente Moreno Huart, Patrono de la Fundación Maxam, Eduardo Naranjo, Alejandro Aguilar Soria, Javier Rubio Nomblot y Tomás Paredes.

alexjimenez-es_salonotono2016_129

Pero además, quisieron compartir una inolvidable tarde con todos los Socios de Honor Regino Mateo del Peral, Emilio Pina Lupiáñez, el periodista y cronista de Villa Ángel del Río, la Ministra Consejera de la Embajada de Perú, Gabriela Porras, socios, seleccionados venidos desde todos los rincones de la geografía nacional especialmente para el Salón de Otoño, y numerosísimo público que hizo que en varias ocasiones tuviera que cerrarse la entrada a la Casa de Vacas debido al exceso de aforo.

alexjimenez-es_salonotono2016_128

Todo ello, pese a ser una tarde lluviosa en Madrid, en la que de verdad había llegado el Otoño, coincidiendo con la inauguración del 83 Salón de Otoño de la AEPE.

La presentación del acto corrió a cargo de la Secretaria General de la AEPE, Mª Dolores Barreda Pérez, que se dirigió a los presentes para recordar que “la Asociación Española de Pintores y Escultores atesora 106 años de historia. Gracias a convocatorias como la que hoy nos reúne, seguimos cumpliendo años. Desde la Junta Directiva sólo queremos agradecer a socios, amigos, público en general, patrocinadores, colaboradores e instituciones, vuestro total apoyo a nuestra continua labor en beneficio del arte y de los artistas. Desde 1910, 106 años después, seguimos haciendo cultura. A todos, muchas gracias”.

alexjimenez-es_salonotono2016_067

Después, y como viene siendo tradicional, en el acto de inauguración se hizo entrega del galardón honorífico que otorga anualmente la Asociación Española de Pintores y Escultores. La Secretaria General hizo la lectura de la designación:

“La Junta Directiva de la Asociación Española de Pintores y Escultores, reunida en sesión ordinaria el día 21 de junio de 2016, ha acordado por unanimidad conceder el título de SOCIO DE HONOR a Dña. ANA RUBIO PABLOS, Patrona de la Fundación Maxam, como reconocimiento y sincero agradecimiento a su apoyo e implicación personal, por su entrega y por su confianza en nuestra institución, inquebrantable fe en la entidad, máxima cordialidad y gran predisposición mostrada siempre a la hora de tender puentes y estrechar los lazos de unión entre la Fundación Maxam, de la que es Patrono, y la Asociación Española de Pintores y Escultores”.

El Presidente de la AEPE, José Gabriel Astudillo López, entregó el título de Socio de Honor a Ana Rubio Pablos, quien dirigió unas palabras de agradecimiento en las que dijo sentirse “muy honrada por el honor recibido, y agradecida por la designación que va a hacer que siga trabajando y colaborando tan estrechamente como hasta ahora lo he venido haciendo”.

alexjimenez-es_salonotono2016_068

Ana Rubio Pablos, solicitó entonces que tanto el Presidente, José Gabriel Astudillo, como la Secretaria General, Mª Dolores Barreda Pérez, compartieran este momento con él y la acompañaran, poniéndose a disposición de la entidad para seguir colaborando como hasta este momento.

alexjimenez-es_salonotono2016_069

alexjimenez-es_salonotono2016_073

Mª Dolores Barreda Pérez, quiso también recordar que en esta edición, y “gracias a la especial colaboración de la Asociación Española de Pintores y Escultores con la ASOCIACION CULTURAL MORE HISPANO, se ha programado un Ciclo de Conciertos del Salón de Otoño, de música española de los siglos XII al XX, interpretada por los mejores músicos del momento, que a lo largo del mes noviembre y en esta Casa de Vacas, pondrán la banda sonora de esta gran fiesta del arte que hoy nos reúne aquí. De esta una forma, intentamos emular a los primeros Salones de Otoño, en los que se programaban todo tipo de actividades culturales, y que completaremos con una interesante conferencia a cargo de Leovigildo Cristóbal en este mismo teatro”.

De todas estas actividades pueden estar puntualmente informados a través de esta misma web, en la pestaña Certámenes y Premios, subpestaña Salón de Otoño, y la correspondiente al 83 Salón de Otoño, así como consultar el catálogo digital que con tal motivo se ha editado, además del catálogo físico.

Después, procedió a dar lectura al acta del Jurado:

En Madrid, a 4 de octubre de 2016, reunido el Jurado de Selección y Calificación del 83 Salón de Otoño, organizado por la Asociación Española de Pintores y Escultores, compuesto por los siguientes miembros: Presidente: José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores; Secretaria: Mª Dolores Barreda Pérez, Secretaria General de la Asociación Española de Pintores y Escultores; Ambos con voz y sin voto, y los Vocales: José Vicente Moreno Hunt, Fundación MAXAM, Julio López Hernández, Escultor, Rafael Canogar, Pintor, escultor y grabador, Eduardo Naranjo, Pintor y grabador, Evaristo Guerra, Pintor, Alejandro Aguilar Soria, Artista multidisciplinar y galerista, Javier Rubio Nomblot, Crítico de arte y comisario, Tomás Paredes, Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte.

Acuerdan otorgar los siguientes premios:

PREMIOS DE LIBRE ACCESO

PREMIO AGRUPACIÓN ESPAÑOLA DE ACUARELISTAS, dotado con placa y diploma de la AEPE. Entregó el premio Jaime Galdeano, Presidente de la Agrupación Española de Acuarelistas, a Francisco Enrique Bertrán

alexjimenez-es_salonotono2016_078

PREMIO DE ESCULTURA SANTIAGO DE SANTIAGO, dotado con trofeo del escultor y diploma de la AEPE. Entregó el premio Javier Rubio Ntmblot a Antonio Fernández Gortón.

alexjimenez-es_salonotono2016_079

PREMIO FUNDICION CODINA, dotado con un trofeo salido de sus talleres o la fundición de la obra premiada que no sobrepase los 50 cms. y diploma de la AEPE. Entregaron el premio Mª Luisa y Miguel Ángel Codina, de la Fundición Codina, a Álvaro de Matías.

alexjimenez-es_salonotono2016_080

PREMIO CIUDAD DE GETAFE, dotado con la realización de una exposición individual, con su correspondiente catálogo, en la Sala Municipal de Exposiciones “Lorenzo Vaquero”, en la Antigua Fábrica de Harinas y diploma de la AEPE. Entregó el premio Raquel Alcázar, Concejala de Cultura del Ayuntamiento de Getafe a Pablo Reviriego Moreno.

alexjimenez-es_salonotono2016_082

PREMIOS SALA BALUARTE DEL AYUNTAMIENTO DE TRES CANTOS, a cuatro artistas, dotado con la realización de una exposición conjunta, en el Centro Cultural “Adolfo Suárez”, Sala Baluarte de Tres Cantos (Madrid) y diploma de la AEPE. Entregó el premio: Teresa Ramos Grosso, Coordinadora del Centro Cultural Adolfo Suárez y Directora de la Sala Baluarte a:

Sala Baluarte 4 a Javier Ortas González

Sala Baluarte 3 a Vicente Heca

Sala Baluarte 2 a Manuel Gracia García

Sala Baluarte 1 a Luis Javier Gayá Soler

alexjimenez-es_salonotono2016_083

PREMIO TRITOMA GESTION CULTURAL, Dotado con la realización de una exposición individual, con su correspondiente catálogo, en el Centro Cultural Sanchinarro de Madrid y diploma DE LA AEPE. Entregó el premio José Luis Manzanares, Gerente de Tritoma a Mutsumi Miyahara

alexjimenez-es_salonotono2016_085

PREMIOS INTERSARTE TV, a tres artistas, consistente en la realización de un videobook, y diploma de la AEPE. Entregó el premio Anavel Munceles, Gerente de InteresARTE a:

Videobook 3 a Erika Nolte Amann

Videobook 2 a Flor Verdú

Videobook 1 a Joaquin Ferrer Guallar (Feguars)

alexjimenez-es_salonotono2016_086

alexjimenez-es_salonotono2016_098

PREMIO EL CORTE INGLÉS, dotado con 2.000 € y diploma de la AEPE. Entregó el premio Javier Mercado Plaza, Comunicación, Patrocinio y Relaciones Externas de El Corte Inglés a: Enrique Rodríguez García “Guzpeña”.

alexjimenez-es_salonotono2016_087

PREMIOS HONORÍFICOS RESERVADOS A SOCIOS DE LA AEPE (EXCEPTO A LOS MIEMBROS DE LA JUNTA DIRECTIVA) dotados con medalla y diploma

MEDALLA DE GRABADO ESPINA Y CAPO, entregó el premio: Tomás Paredes, miembro del Jurado del 83 Salón de Otoño a Omaira Trujillo

alexjimenez-es_salonotono2016_088

MEDALLA DE DIBUJO ROBERTO FERNÁNDEZ-BALBUENA, entregó el premio: Alberto Martín Giraldo, miembro del Jurado del 83 Salón de Otoño a Juan José Lozano

alexjimenez-es_salonotono2016_089

MEDALLA DE ACUARELA PRADOS LÓPEZ, entregó el premio: Alejandro Aguilar Soria, miembro del Jurado del 83 Salón de Otoño a Victoria Moreno

alexjimenez-es_salonotono2016_090

MEDALLA DE ESCULTURA MATEO INURRIA, entregó el premio: Juan Manuel López Reina, a Lola Catalá Sanz

alexjimenez-es_salonotono2016_091

PREMIO DE ESCULTURA LEONARDO MARTÍNEZ BUENO, entregó el premio: José Vicente Moreno Hunt, miembro del Jurado del 83 Salón de Otoño a Martina Cantero

alexjimenez-es_salonotono2016_092

MEDALLA DE PINTURA EDUARDO CHICHARRO, entregó el premio: Fernando de Marta y Sebastián a Enrique Rodríguez García “Guzpeña”

alexjimenez-es_salonotono2016_093

TERCERA MEDALLA, entregó el premio: Eduardo Naranjo, miembro del Jurado del 83 Salón de Otoño a Ramón Córdoba Calderón

alexjimenez-es_salonotono2016_094

SEGUNDA MEDALLA, entregó el premio: Juan de la Cruz Pallarés García. Vicepresidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores a Félix Gala Fernández

alexjimenez-es_salonotono2016_095

PRIMERA MEDALLA, entregó el premio: José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores a Manuel Gracia García

alexjimenez-es_salonotono2016_096

Cerró el acto José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, “agradeciendo a todos el esfuerzo realizado para hacer posible una nueva edición del Salón de Otoño, a cuantos han participado, a los seleccionados y no seleccionados, a los galardonados, a quienes agradecemos también su contribución, a los miembros del espléndido Jurado que hemos logrado reunir para hacer de esta edición una superación continua, y al patrocinador oficial, a los colaboradores, a las instituciones y a los amantes del arte y público en general, a quien sometemos ahora el fruto de tanto esfuerzo. Desde este mismo momento –continuó- empezamos a trabajar en el 84 Salón de Otoño, al que desde ahora mismo ya os emplazo. Muchas gracias”.

alexjimenez-es_salonotono2016_100

alexjimenez-es_salonotono2016_111

alexjimenez-es_salonotono2016_112

alexjimenez-es_salonotono2016_115

alexjimenez-es_salonotono2016_103

alexjimenez-es_salonotono2016_106

alexjimenez-es_salonotono2016_107

alexjimenez-es_salonotono2016_110

La relación de artistas seleccionados en la exposición es la siguiente:

Pedro Ania Gérez, Sara Arambillet, Carlos Ballesteros, Mª Piedad Belinchón (Oliva Belinchón), Juan Manuel Bernardo Bueno, Maribel Binimelis Pérez, Sonia Casero, Teddy Cobeña Loor, Leovigildo Jorge Cristóbal Valverde, Beatriz de Bartolomé, Carmen de la Calle Llurba, Fernando de Marta y Sebastián, Pedro de Miguel García, Nebojsa Dimovski, Raquel Fernández Santos, José Luis García Fincias (Fincias), Luis Miguel García González (Sintigo), Federico García Zamarbide, Lucie Geffré, Paula Iglesias Rois (Paula Noya), Gen Isoe, Coro López-Izquierdo Botín, Juan José Lozano Rosado, Antonio Lucas García, María del Rivero Maluenda Gómez, Ana Martínez Córdoba, Ernesto Martínez Pérez, Antonio Municio, Concha Muñoz López, Erika Nolte Amann, Julio Nuez Martínez, Juan de la Cruz Pallarés García, Esther Pérez Hernando, Plácido Rodríguez Bonnin, Jorge Rodríguez Fernández (Jorge Yunta), Carmelo Rodríguez Oramas (Oramas), Manolo Rodríguez Tabernero, (Manolo Tabernero), Rodrigo Romero Pérez, Inés San Miguel González, Felipe San Pedro, Mª Josefa Sánchez de San Lorenzo (Mares), Lola Santos, Emilio Sotomayor, Olegario Úbeda y Pilar Vich Pérez.

83 Salón de Otoño de la Asociación Española de Pintores y Escultores

Casa de Vacas

Parque del Buen Retiro

Del 4 al 30 de noviembre de 2016

Entrada gratuita.

Horario: Lunes a domingo de 9 a 21 h.

Más información en esta misma web, pestaña «Certámenes y Premios», subpestaña «Salón de Otoño», página 83 Salón de Otoño, en donde también está disponible el catálogo en su versión digital, ya que la Asociación Española de Pintores y Escultores edita siempre un catálogo impreso en el Salón de Otoño.

El viernes se inaugura el 83 Salón de Otoño de la AEPE

Fallo del Jurado, entrega de premios e inauguración del 83 Salón de Otoño

La Asociación Española de Pintores y Escultores entregará el próximo día 4 de noviembre a las 19 h. los premios correspondientes al “83 Salón de Otoño” organizado por esta entidad centenaria, en un acto que tendrá lugar en la Casa de Vacas del Parque del Buen Retiro, en la exposición de obras que se prolongará hasta finales del mes de noviembre.

El acto de inauguración de la exposición, que consta de un total de 67 obras, entre los trabajos premiados y seleccionados, contará con la presencia del Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, José Gabriel Astudillo, del Vicepresidente, Juan de la Cruz Pallarés García, de Mª Dolores Barreda Pérez, Secretaria General de la entidad, del resto de miembros de la Junta Directiva de la misma, así como de los miembros del Jurado y distintas personalidades de la vida cultural.

Cabe recordar que el Jurado del 83 Salón de Otoño ha estado formado por: José Gabriel Astudillo, Mª Dolores Barreda Pérez, José Vicente Moreno Huart, Julio López Hernández, Rafael Canogar, Eduardo Naranjo, Evaristo Guerra, Alejandro Aguilar Soria, Javier Rubio Nomblot y Tomás Paredes.

invitacion-aepe-83-salon-de-otono-2016

83 Salón de Otoño de la AEPE

Casa de Vacas

Parque del Retiro

Inauguración: viernes 4 de noviembre, a las 19 h.

Exposición: del 4 al 30 de noviembre de 2016

Horario: de 10 a 21 h.

Fundición Codina, colaborador del 83 Salón de Otoño

La historia de cinco generaciones de esta familia es la historia de nuestro patrimonio escultórico. Su origen se remonta a la actividad de Federico Masriera y Francesc Vidal en la Barcelona modernista del siglo XIX. En 1891 Federico abrió su propia fundición artística, junto a su sobrino, a la que llamarían Masriera y Campins, en la que recuperaron la técnica de la cera perdida. Al cabo de un tiempo Masriera abandonó la empresa y Campins se asoció con Benito de Codina. Poco después se trasladaron a Madrid y fueron el germen de la actual Fundición Codina Hermanos, cuyos hornos desde la calle Cartagena a la de Albarracín hasta llegar al emplazamiento actual en Paracuellos del Jarama han dado forma a las obras de más de 750 escultores utilizando 12.000 toneladas de bronce fundido.

placafundicion

Fruto de una intensa y estrecha labor de colaboración con la Fundición Codina, en el año 2014 se estableció la concesión del “Premio Fundición Codina”, dotado con una importante escultura artística salida de sus talleres o la fundición de una obra, para la edición número 81 del tradicional Salón de Otoño.

alexjimenez-es_salonotono2015_115

Los hermanos Miguel Ángel y Marisa Codina en el 81 Salón de Otoño de la AEPE

.

Desde entonces, esta será la tercera edición consecutiva en la que participe la histórica Fundición Codina, que también apoyó a la Asociación Española de Pintores y Escultores con motivo de la celebración del 50 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura, con la fundición en bronce de una obra original e inédita de Julio López Hernández, que José Gabriel Astudillo, Presidente de la AEPE, regaló a S.M. la Reina doña Sofía, Presidenta de Honor de la centenaria institución, agradeciendo su presencia y por el aniversario.

jg-con-la-reina-1

José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, entrega a S.M. la Reina doña Sofía una medalla fundida por Codina Escultura, obra de Julio López Hernández, como reconocimiento a la Presidenta de Honor de la AEPE en el 50 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura

.

reina-sofia-codina

José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, junto a Marisa y Miguel Ángel Codina, y la madre de ambos, y la Secretaria General de la AEPE, Mª Dolores Barreda Pérez

.

reina-sofia-codina-ss

S.M. la Reina Doña Sofía saluda a la familia Codina con motivo de la exposición de obras del 50 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura

.

Un poco de historia

De la amistad de juventud entre Federico Masriera y Francesc Vidal, surge la semilla de la Fundición. Francesc Vidal, al frente de las industrias artísticas F. Vidal y Compañía, fue uno de los impulsores de las artes decorativas en los albores del Modernismo.

Desde que abrió su primer establecimiento el año 1878, destacó por la valiente iniciativa de introducir en Cataluña un nuevo concepto de decoración de interiores desde una perspectiva global, moderna y artística. Los grandes talleres Vidal fueron centro de experimentación y de creación, donde los ideales del movimiento inglés Arts & Crafts tuvieron respuesta en cada una de sus secciones artísticas.

Más de doscientos artesanos trabajaban en la construcción de interiores y de muebles que eran generalmente identificables por la combinación de elementos decorativos. Federico Masriera, aprendió el oficio en el prestigioso taller de joyería y platería de su padre José Masriera. Entre los miembros de la familia Masriera, dedicada a la orfebrería desde 1839, destaca también la figura de su hijo Luis, responsable de los diseños de la considerada mejor colección de joyas del mundo. Sus diseños inspirados en el Modernismo revolucionaron el mundo de la joyería española.

Francesc y Federico fueron los impulsores de las artes decorativas a la luz del Modernismo. Sus biografías se entrecruzan con nombres tan importantes como Domenech i Montaner, Gaudí, Ramón Casas, Santiago Rusiñol, Miguel Blay, etc.

En el Castell dels Tres Dragons, concretamente en el restaurante de la Exposición y bajo la dirección de Lluis Domènech i Montaner y Antoni M. Gallisà, se reúne un grupo importante de artistas. Muchos de ellos habían colaborado con Francesc Vidal, un auténtico promotor de las artes plásticas. Así, las figuras de Frederic Masriera, Eusebi Arnau, Antoni Rigalt y Jaume Pujol, contribuirán al auge de las artes decorativas.

La sociedad no pudo ser más fructífera y la artesanía Modernista catalana experimentó un fuerte crecimiento, especialmente a partir de sus trabajos. Llevado de su entusiasmo e interés en favor y desarrollo de la industria artística Federico Masriera invirtió su capital en la ampliación de los talleres de fundición artística con los adelantos conocidos.

Se empezaron entonces a fundir grupos escultóricos de gran tamaño, destacando la estatua de Colón, en Barcelona; figura que corona el monumento inaugurado en junio de 1888 con motivo de la Exposición Universal de ese año.

La sociedad se disuelve y, en 1891, monta Federico su propia fundición artística, que a partir de 1896 pasa a llamarse Masriera i Campins al asociarse con su sobrino Antoni Campins. Una de sus aportaciones fue la recuperación de la técnica de la fundición a la cera perdida, que daba mayor calidad a las piezas. Realizaban reproducciones de obras de arte antiguas y crearon los llamados «bronces de salón», especializándose así en la escultura decorativa de pequeñas dimensiones que se encontraba al alcance de un público más amplio.

“…Sea por lo reciente de la aplicación del procedimiento en España, sea por la escasez de publicaciones que traten de tales materias en nuestro país, y sobre todo por el número relativamente reducido de los que aquí se interesan por las cosas de arte, es lo cierto que se desconoce casi por completo la fundición a cera perdida…”

Así comienza el artículo publicado en 1903, en la Revista de Obras Públicas, de Federico Masriera, fundador de la Fundición Artística Masriera y Campins, antecesora de la actual Codina Hermanos.

Han transcurrido más de 110 años del citado artículo y cinco generaciones, continuando siempre en este oficio, con los mismos principios de nuestro fundador. “No puede ser un proceso exclusivamente mecánico e industrial, debe haber también sentimiento artístico en casi todas las operaciones.”

Al tratarse de un procedimiento nuevo en España, desde el principio hubo que afrontar grandes dificultades, la falta de algunos materiales, experiencia de los operarios, deficiencias del local, etc.

Se realizaron ensayos con piezas pequeñas y en diciembre de 1893 se fundió la primera obra de gran tamaño a la cera perdida en España. Era un grupo de tres figuras titulado “GERONA 1809”, obra del escultor Antonio Parera.

Hasta entonces, las obras fundidas a la cera perdida que se erigieron en nuestro país se habían realizado en el extranjero, principalmente en Italia. Pronto se consiguió el interés y la confianza de los artistas más afamados, que muy pronto cesaron de enviar sus modelos al extranjero, para traerlos a esta fundición.

Después de aquel costoso aprendizaje, se montó un nuevo establecimiento con grandes elementos artísticos y mecánicos. La fundición alcanzó tal desarrollo que de ella salieron los más importantes monumentos, con las firmas de los más reconocidos escultores españoles y algún que otro extranjero. La casa obtuvo el Gran Premio de Honor en la Exposición Universal de París de 1900.

En 1902 abrieron su propia tienda en Barcelona, decorada por Víctor Masriera. Estos fueron los cimientos de una industria que Antonio Campins, con veintidós años, inició después de un viaje por fundiciones de Roma, Milán y Nápoles.

Años después Masriera dejó la fundición y Campins se asoció con su cuñado Benito de Codina, bisabuelo de los actuales directores artesanos Miguel Angel y Mª Luisa Codina. Trasladaron la fundición a Madrid. Por entonces la llamaron “La Metaloplástica”.

Con el tiempo sus tres hijos, Francisco, Benito y Joaquín entraron a formar parte de la empresa. La fundición siguió siendo la más prestigiosa del país.

Después se incorporaron dos descendientes de Benito, Juan Codina y su hermano Miguel Ángel. Ya en ese momento la fundición se denominaba Codina Hermanos. Tras el fallecimiento de Miguel Angel, sus hijos Miguel Ángel y Mª Luisa recogieron el testigo, y hace pocos años se incorporó el último de la saga, el hijo de Mª Luisa,  Julio.

Codina ha sido testigo y protagonista de la evolución de las corrientes artísticas del país, desde los albores del Modernismo, las nuevas corrientes del Noucentismo catalán, las Vanguardias y el resto de los movimientos sociales y artísticos hasta llegar a la escultura actual. Esta es una extraordinaria aventura que ha sobrevivido del siglo XIX al XXI.

http://www.codinaescultura.es/exposiciones.html

El espléndido Jurado del 83 Salón de Otoño

El pasado día 4 de octubre tuvo lugar la reunión del Jurado de selección y calificación de la que será la edición número 83 del tradicional Salón de Otoño, el certamen más antiguo de los que se celebran en España y el más prestigioso de todos ellos por la categoría de los premios que concede.

El Jurado ha estado formado por artistas de la talla de Julio López Hernández, Rafael Canogar, Eduardo Naranjo, Evaristo Guerra y Alejandro Aguilar Soria, así como por el crítico Javier Rubio Nomblot, el Presidente de la Asociación Nacional de Críticos de Arte, Tomás Paredes, y José Vicente Moreno Hunt, en representación de la Fundación Maxam, actuando como Presidente del mismo José Gabriel Astudillo López y como Secretaria Mª Dolores Barreda Pérez, ambos con voz pero sin voto y en representación de la Asociación Española de Pintores y Escultores, entidad organizadora del certamen.

 jurado-83-salon-de-otono-recortada

 De izquierda a derecha y de arriba abajo: Alejandro Aguilar Soria, Javier Rubio Nomblot, José Gabriel Astudillo López,  Mª Dolores Barreda Pérez, José Vicente Moreno Hunt, Eduardo Naranjo, Julio López, Tomás Paredes, Rafael Canogar y Evaristo Guerra

En total han sido veintidós las obras premiadas, que junto al más de medio centenar de seleccionadas, se exhibirán en la exposición del 83 Salón de Otoño que se inaugurará el próximo día 4 de noviembre en la Casa de Vacas del Parque del Buen Retiro de Madrid, a las 19 h., día en el que se darán a conocer las actas del Jurado y la relación de premiados.

Al acto de inauguración de la exposición, que permanecerá abierta hasta el día 30 de noviembre, asistirán distintas personalidades del mundo de las artes y las letras, así como los patrocinadores y miembros del Jurado, quienes harán entrega de los premios.

Es de destacar el enorme esfuerzo que está realizando la Asociación Española de Pintores y Escultores por hacer del ya tradicional Salón de Otoño un referente en la vida artística española, y tal y como comenta José Gabriel Astudillo, “para nuestra entidad ha sido un gran triunfo conseguir una participación tan elevada y con tanta calidad, y ha sido sobre todo un enorme éxito, y muy destacable, conseguir un fallo tan fiable avalado por un jurado compuesto por personalidades tan importantes y representativas del mundo del arte en España”.

“El Salón de Otoño es una convocatoria a la que los artistas acuden huyendo del egoísmo, la inmodestia y la adulación, porque se trata de una manifestación artística única por ser de una amplitud de criterio, una nobleza y un desinterés que, no acertarán a comprender la mayoría del público ni aún los propios artistas”, señala Astudillo, ya que “no se trata de ganar un importante premio económico, sino que es una recompensa que busca todo artista, por el placer de disfrutar de alguno de sus prestigiosos premios”.

Como asegura Astudillo, lo principal del Salón de Otoño “es el descubrimiento de los jóvenes valores y la posibilidad que les brinda nuestra convocatoria de hacerse visibles ante la crítica especializada y la opinión pública en general, siendo una plataforma de descubrimiento de nuevas promesas, espíritu con el que nació el Salón de Otoño y con el que perdura en la actualidad”.

El Salón de Otoño está patrocinado por la Fundación Maxam, que en el acto de inauguración presentará además el tradicional calendario de la que era antigua Unión Española de Explosivos (UEE), y para la que guarda la memoria imágenes históricas de carteles como el de Romero de Torres, Cecilio Plá o Manuel Benedito o los más modernos de Canogar, Genovés, Eduardo Arroyo o Urculo.

Además colaboran entidades y empresas como el Ayuntamiento de Madrid, a través de la Junta Municipal de Retiro con las instalaciones del Centro Casa de Vacas,  la incondicional firma El Corte Inglés, que lleva más de 50 años colaborando con el Salón de Otoño, el grupo InteresARTE TV, la histórica Fundición Codina, Tritoma Gestión Cultural, la Sala Baluarte del Ayuntamiento de Tres Cantos, el Ayuntamiento de Getafe, el escultor Santiago de Santiago, quien otorga un trofeo escultura especialmente elaborado por él y la Agrupación Española de Acuarelistas.

Eduardo Naranjo recibe la “Medalla de Honor” de la AEPE

En un acto celebrado el pasado día 26 de febrero en la sede institucional de la AEPE, el genial artista y máximo representante del realismo mágico, recogió la “Medalla de Honor”, que le fue otorgada de manos de su Presidente José Gabriel Astudillo, en  reconocimiento a su producción artística, que no tiene comparación posible con la obra de ningún otro artista a nivel mundial, y también por su talento, por la extraordinaria calidad de su técnica y pinceles, personalísimo estilo realista y y a la revitalización lograda del espíritu clasicista”.

Repleta de asistentes, entre los que se encontraban numerosos socios y amigos,los también Medalla de Honor de la AEPE, Julio López Hernández y Tomás Paredes,  así como diferentes entidades colaboradoras de la Asociación Española de Pintores y Escultores, transcurrió un acto emocionado en el que a modo de introducción, la Secretaria General de la Asociación Española de Pintores y Escultores, Mª Dolores Barreda Pérez, realizó un breve recorrido por la trayectoria artística y profesional del reconocido pintor de talla internacional, haciendo especial hincapié en lograr un bosquejo resumido de cómo es Eduardo Naranjo, y no sólo de su biografía, con datos y fechas frías y distantes, sino introduciendo a los presentes en la vida, el pensamiento y un poquito en el alma mágica del artista.

Por su parte, el Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, José Gabriel Astudillo, recordó a todos que su arte está caracterizado por el personal estilo que ha hecho de este pintor un referente para las nuevas generaciones creadoras.

Hizo además referencia al homenaje espontáneo, nacido del corazón de todos los que forman la Asociación Española de Pintores y Escultores, no sólo por distinguir al genial pintor en su vertiente artística, sino especialmente por los valores humanos que siempre han rodeado a la persona de Eduardo Naranjo.

José Gabriel Astudillo lo reflejó muy acertadamente cuando expresó que este pintor, realista en extremo y maestro de la realidad modificada, une a su habilidad y al talento, altas virtudes humanas, como la calidez, rotunda y sincera, la naturalidad de su vida cotidiana, la proximidad, la complicidad con cuantos pasan por su vida, su espontaneidad y sentimiento, no exentos de delicadeza y de ternura, su labor paciente, fecunda, ejemplo fiel de la entrega a sus pinceles

Pero además, Eduardo Naranjo –añade- mantiene un profundo respeto hacia la obra y estilo de los demás artistas y creadores, un trato amable y cortés, grandes dosis de honestidad reflejada en sus acciones y palabras,… todo ello no son más que la demostración tangible de la grandeza de su alma, de la generosidad de su corazón y de la rectitud de sus sentimientos”.

Y sobre todos estos valores, Astudillo destacó el del compañerismo, “del que sus propios amigos pueden dar buena fe y que junto a su cordialidad son los valores que más enriquecen su vida. Por eso, para esta Asociación Española de Pintores y Escultores es un honor otorgar esta distinción a un excelente pintor y a una extraordinaria persona”.

Tras la imposición de la Medalla de Honor, el homenajeado dirigió unas palabras a los asistentes al acto, agradeciendo la distinción de la que era objeto y recordando su participación en los Salones de Otoño que organiza la Asociación Española de Pintores y Escultores, y que con el tiempo, ahora le viene a distinguir a pesar de que en su momento, también lograra algunos galardones.

Recuerdos muy poderosos y actuales que ha ido atesorando en su memoria a lo largo de los años, y que consiguieron emocionar al público allí congregado por la sensibilidad que transmitían las vivencias que de esta forma quiso compartir con todos.

Para finalizar el acto, Eduardo Naranjo aseguró que siempre estará muy cerca de la centenaria entidad, y que formará parte del Jurado del 51 Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura que se ha convocado ya, para apoyar a la Asociación Española de Pintores y Escultores y colaborar con los artistas y creadores.

aaa

De izquierda a derecha: la Secretaría General de la AEPE, Mª Dolores Barreda Pérez, Tomás Paredes, Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte y Medalla de Honor de la AEPE, Eduardo Naranjo y José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores

bb

De izquierda a derecha: Julio López Hernández, Medalla de Honor de la AEPE,  la Secretaría General de la AEPE, Mª Dolores Barreda Pérez,  Eduardo Naranjo,  José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, Tomás Paredes, Presidente de la Asociación Española de Críticos de Arte y Medalla de Honor de la AEPE, y Juan Manuel López-Reina, Vocal de la AEPE

dd

hh

De izquierda a derecha: Juan de la Cruz Pallarés, Vicepresidente de la AEPE, Julio López Hernández, Medalla de Honor de la AEPE,  la Secretaría General de la AEPE, Mª Dolores Barreda Pérez,  Eduardo Naranjo y José Gabriel Astudillo López, Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores

ff

gg

ii

kk

ee

 

Discurso del Presidente, José Gabriel Astudillo López

       Eduardo Naranjo, miembros de la Junta Directiva, autoridades asistentes, queridos socios y amigos, bienvenidos todos y gracias por vuestra presencia en este acto que me honro presidir.

Estamos haciendo historia en esta Asociación Española de Pintores y Escultores. De sobra conocéis que en 2015 hemos cumplido ya 105 años.

Estamos construyéndola sobre las huellas que deja el paso de quienes estáis formando parte de este recorrido y colaboráis y apoyáis a esta entidad centenaria.

Por eso, es necesario seguir sumando el prestigio de todos los que nos apoyáis, para seguir haciendo historia con vuestro trabajo, vuestros méritos, vuestra creatividad y en definitiva, con vuestro arte.

Todos los que estamos aquí reunidos también estamos haciendo historia con la concesión de la Medalla de la Asociación Española de Pintores y Escultores a un gran artista, de sobresaliente prestigio, cuyo bosquejo vital nos ha introducido la Secretaria General hace un momento, y que tanto está apoyando a nuestra institución.

Con esta Medalla queremos reconocer y aglutinar méritos y sobre todo, distinguir, a quienes han realizado una extraordinaria aportación al mundo del arte. Y creo que es unánime la opinión que todos albergamos acerca de la aportación que tú has hecho como artista, y también a nivel humano, al arte.

Tu obra es de todos. Ojala y fuera materialmente de todos y cada uno de nosotros, pero no me refiero a eso, ya lo sabéis.

Tu obra es de todos porque trasciende, porque nos hace pensar, nos hace sentir, nos hace formar parte de la idea creativa, y nos hace identificarnos también como parte de un gran país que sabe compartir su cultura con el resto del mundo. Y en ese sentido, debemos agradecerte que hayas hecho patria y hayas emocionado igualmente al resto del mundo.

Sabemos de las dificultades que has podido encontrar a lo largo del camino que te ha traído hasta aquí. Pero los sacrificios que has realizado, las alegrías que has experimentado, el singular significado que para ti tiene el conjunto de tu producción y experiencia artística y profesional, son hoy ejemplo para muchos artistas y creadores, para muchos de nuestros socios. Por eso, el ejemplo de tu vida nos interesa a todos.

Esta Medalla pues, reconoce una vida, un camino personal que nos transmite en tus obras, una referencia visible en la que nos ofreces, al revivirlas y contemplarlas, ser también artistas. Nos ofreces, así, una posibilidad de acción que trasciende el mero disfrute y nos permite, fundiéndonos en la dinámica de tu propia fuerza, también mejorar y sentirnos un poco más artistas.

Tu vida es ya algo esencial de nuestra cultura, de nuestro arte; en ti reconocemos algo nuestro y encontramos referencias para expresarnos y comunicarnos.

La Medalla de la Asociación Española de Pintores y Escultores es un modo de confirmar, de reafirmar, que el arte y la pintura están presentes en nuestras vidas y son necesarias para nuestro espíritu. Que más allá de espectáculos de masas en los que nos limitamos a ser espectadores, tus pinturas nos invitan a formar parte de un universo mágico y real lleno de belleza y realismo.

Así pues, pasaré a enumerar algunas de las razones por las que te has hecho acreedor de nuestra Medalla:

Por creer en el arte, por hacer del arte tu vida, por amar el arte por encima de todo, por crear efectos maravillosos que son capaces de dejarnos desconcertados, aturdidos y agradablemente maravillados.

Porque tu producción no tiene comparación posible con la obra de ningún artista a nivel mundial, y también por tu talento, por la extraordinaria calidad de tu técnica y pinceles.

Y junto al talento, por las más altas virtudes humanas que también aúnas, como la calidez, rotunda y sincera, la naturalidad de tu vida cotidiana, la proximidad, la complicidad con cuantos pasan por tu vida, por tu espontaneidad y sentimiento, no exentos de delicadeza y de ternura, por tu labor paciente, fecunda, ejemplo fiel de la entrega a tus pinceles.

Por tu temperamento apasionado, con reacciones vehementes en un fondo de natural bondad, por tu caballerosidad, tu amable y franco humorismo, por la ternura y entrega total de tus mejores afectos.

Por todo esto, que es sólo una muestra de lo que podríamos glosar acerca de ti y de tu obra, te has hecho merecedor de esta Medalla de la Asociación Española de Pintores y Escultores, que a partir de este momento te distingue como defensor del mundo del arte y la creación.

Desde hoy, te sentimos ya parte de esta Asociación Española de Pintores y Escultores; y así queremos que te sientas tú, como uno más de nosotros.

Dar es siempre recibir. La Asociación te entrega la Medalla y a cambio recibe el honor de contar contigo, entre sus miembros más preclaros.

No hay Medalla que pueda hacerse de la aleación del cariño, la amistad y el agradecimiento, con la que simbólicamente está hecha la Medalla de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

Permitidme que disfrute del honor de entregársela a D. Eduardo Naranjo.

Queridos amigos, cuando se instituye un premio, que supone el máximo reconocimiento a su destinatario, por su trayectoria profesional y humana, no solo se encumbra a quien lo recibe, también se enaltece a quien lo otorga.

Eduardo, ya formas parte de la historia de esta Asociación Española de Pintores y Escultores. Una historia escrita también con el esfuerzo y la ilusión de los hombres y mujeres que trabajan día a día haciendo arte.

Recibe en nombre de todos nosotros el abrazo y el elogio unánime de esta Asociación Española de Pintores y Escultores, a partir de hoy, tu casa.

Gracias en nombre de todos sus socios.

Palabras de Introducción del acto de imposición de la Medalla de Honor de la AEPE, de la Secretaria General, Mª Dolores Barreda Pérez

         Señoras y señores, queridos socios y amigos, muy buenas tardes a todos y bienvenidos a esta, que es vuestra casa.

Celebramos hoy el acto de imposición de la Medalla de la Asociación Española de Pintores y Escultores a D. Eduardo Naranjo.

Este es un acto sincero y sentido que lo único que pretende es homenajear a un gran artista, a una gran persona.

Eduardo Naranjo nació en la pacense localidad de Monesterio, donde conoció al que fuera su maestro, el pintor Eduardo Acosta Palop, con una larga trayectoria al frente de la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios de Sevilla, donde nuestro homenajeado estudió hasta los años 60, en que se traslada a Madrid, e ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.

A estas alturas de su formación, ya ha sobresalido en distintas disciplinas y conseguido distintas becas y los más importantes premios en certámenes juveniles y los de “Retratos” y “Dibujo” que le concede la Real Academia.

En 1961 realiza su primera exposición en las salas del Ateneo de Sevilla, compuesta por paisajes de evocadora belleza y plasticidad.

Pero Eduardo busca algo más, y guiado por una etapa expresionista, estudia pintura mural y grabado de la mano de Villaseñor y Luis Alegre, siendo becario de Pedro Mozos y Germán Calvo.

Entre 1966 y 1968 concurre a los Salones de Otoño que organiza esta Asociación Española de Pintores y Escultores con los cuadros titulados “En la noche”, “Movimiento sísmico”, “Los Sanfermines” y con dibujos y obra gráfica, obteniendo con el grabado titulado “Triste homenaje”, la Tercera Medalla.

Su segunda muestra exhibe obra expresionista y neo-figurativa,  hasta que descubre y comparte vivencias con los impresionistas y el arte más vanguardista del momento, pero es también cuando descubre la pintura cubista y el neoclasicismo de Picasso, que tanto le inspirará para crear su última etapa expresionista y la subjetiva abstracción geométrica.

Es en los setenta cuando inicia su etapa realista, que dura hasta nuestros días, y donde presentará su primera muestra en la Galería Loring de Madrid, a la que seguirán otras exposiciones que cuentan con el respaldo de crítica y público, como la importantísima que realizó en la Galería Biosca y presentó Antonio Manuel Campoy.

Elegido mejor artista plástico del año 1979, el Círculo de Bellas Artes le distingue con su medalla y poco después se publica una primera monografía con textos de José Hierro, Paco Nieva, Fisac, Vallejo Nájera, Martín Descalzo, Beraza…

Siendo ya plenamente reconocido como uno de los grandes de la pintura española, participa en múltiples exposiciones y protagoniza excelentes reportajes que dan a conocer su obra en revistas de todo el mundo.

Designado Académico Electo de la Real Academia de las Artes y de las Letras de Extremadura, Hijo preclaro de su Monesterio natal, Medalla de Oro de Extremadura, Académico correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, de la Real Academia de las Letras y las Artes de Extremadura, de la Real de Córdoba, Cruz al Mérito Militar por su contribución a las Artes y al Ejército,… son muchos los premios recibidos a lo largo de los años en reconocimiento de su fantástica obra.

Su faceta de grabador queda plasmada en múltiples trabajos como el libro “La Constitución Española”, junto a Genovés, Pepe Caballero, Miró… o “Poeta en Nueva York”, de García Lorca, y los grabados “Tauromaquia”, sólo por mencionar algunos, y en cuanto a su inquietud por el teatro se manifiesta en escenografías, ambientaciones y vestuario en obras como “La casa de Bernarda Alba” o Hazme de la noche un cuento”.

Mítica es ya la exposición retrospectiva de 1993 en el Centro Cultural de la Villa de Madrid, y en la que tanto tuvo que ver nuestro Presidente, de la que estoy segura ambos se sienten tremendamente orgullosos, ya que fue visitada por más de 250.000 personas.

Es mucho lo escrito sobre Naranjo y su obra, en prosa y en verso, con una amplísima bibliografía y gama de conferencias en multitud de idiomas.

En la reciente visita que nos hizo a esta casa, nos contaba su viaje a China y Taiwán, en donde se han publicado muchos libros a él dedicados, lo que no hace más que corroborar la emotividad que se desprende de cuanto brota de su alma y de sus manos, lo intenso de su pintura, la emoción de su contemplación y la grandeza de su personalidad.

Su obra se encuentra repartida por todo el mundo, y si me permitís la comparación, es algo así como el Pau Gasol del equipo español de Arte que ha colonizado al mundo…

De muy temprana vocación, magníficamente dotado para el arte, imaginativo, Eduardo Naranjo es considerado el máximo representante del realismo mágico onírico actual. Su obra está llena de verismo, belleza y poesía.

Sus cuadros son inquietantes, de un dibujo perfecto, trascendente e ilusorio, envueltos en una luz especial y un colorido austero.

El suyo es un realismo metafórico, fantástico e imaginativo que se abre a la vida y evoluciona sabiamente hacia lo esencial y poético.

Nunca olvida que, además de los genes, es el lugar y lo que en él vivimos lo que nos dota de una sensibilidad especial, por eso lleva en su alma grabada su tierra natal y sus gentes.

Como el “Abel Sánchez” de Unamuno, advierte del pecado capital de España, que es la envidia, pero que él ha afrontado con total naturalidad y ha sabido desarmarla y convertirla en aliada ventajosa que juega a su favor.

Nunca ha entendido el eterno y absurdo complejo de inferioridad que hace que en España se ensalce sólo lo de fuera y a lo nuestro se le haga la vida imposible.

Artista al margen de las modas y de escasísimas muestras personales, es emotivo, capaz de mostrar cuanto brota de su alma y de sus manos.

Cree que un artista debe tener talento y amar el arte por encima de todo y debe guardarse de la soberbia, esencial como arma de superación personal, válida aunque duela a los demás y tienda a ser confundida, porque lleva a elegir el arte no por amor, sino como meta para lograr sólo dinero y reconocimiento.

La mayoría de sus obras, al verlas de nuevo, le siguen emocionando porque a pesar del tiempo, continúan transmitiendo quien fue cuando las pintó y quien sigue siendo al contemplarlas.

Cree en las musas, en su inspiración, pero sólo tras un concienzudo planteamiento de trabajo al final del cual el “duende” te ilumina y aporta esa personal magia a la obra.

Defensor de la formación académica, y de la base del dibujo para todo verdadero artista. Ama el dibujo, es básico y esencial en su obra, y aunque reconoce que actualmente no es necesario saber dibujar para hacer determinadas creaciones, si bien se reafirma en que es el dibujo el alma que da forma a todo cuanto sale de las manos del artista: “Dios nos dibujó, y se nota”, ha llegado a decir. Como se nota entre los artistas, sea cual sea su estilo o tendencia, quién dibuja y quien no.

Está convencido de que el sueño mayor de todo artista es conceder verdad y vida absoluta a lo representado. Su mayor satisfacción y compensación cuando muestra una obra, es comprobar que motiva a los demás, que les causa amor u odio, pero que no les deja indiferentes. Y cree que el más rotundo gesto de amor hacia una obra es querer poseerla y adquirirla.

La verdadera aspiración de un artista tiene mucho mas que ver con su obra: con la bella obra que tiene en mente y continuamente, se le resiste: es decir, con aquella tan de largo soñada y casi acariciada y que, sin embargo aún le queda por hacer.

Así he querido resumir, tan dificilmente ha habido que resumir, un pequeño bosquejo de cómo es Eduardo Naranjo, y no sólo de su biografía, con datos y fechas frías y distantes.

Sólo he querido introducirles en la vida, el pensamiento y un poquito en el alma mágica de este gran artista que es Eduardo Naranjo, para compartir con todos la belleza que emana de sus pinceles y su gran espíritu, porque su cordialidad van a tener todos oportunidad de descubrirla cuando realice su intervención.

Eduardo, sólo queremos que sea ésta una muestra de la profunda admiración que todos los socios y amigos aquí reunidos, sentimos por su trabajo y los méritos para la concesión de esta Medalla que hoy orgullosamente te distingue.

0

1

2

3

4

5

9

15

17

18

19

El Jurado del 82 Salón de Otoño reúne a grandes genios del arte actual

El día 20 de octubre tuvo lugar la reunión del Jurado de selección y calificación de la edición número 82 del tradicional Salón de Otoño, la convocatoria artística más antigua y prestigiosa de todas las que se convocan en España.

El Jurado ha estado formado por el Director de la Fundación Maxam, Rafael López-Sors y por José Vicente Moreno, también de Maxam, actuando como Presidente del mismo José Gabriel Astudillo López y como Secretaria Mª Dolores Barreda Pérez, ambos con voz pero sin voto y en representación de la Asociación Española de Pintores y Escultores, entidad organizadora del certamen, y en torno a ellos, un grupo de artistas de la talla de Antonio López, Julio López Hernández, Eduardo Naranjo, Rafael Canogar, el crítico de arte y comisario Javier Rubio Nomblot y Tomás Paredes, Presidente de la Asociación Nacional de Críticos de Arte.

Tal y como comenta José Gabriel Astudillo, “para la Asociación Española de Pintores y Escultores es un gran logro reunir a tan brillantes artistas, a grandes genios del arte actual para que compartan la responsabilidad de un Jurado del prestigio del Salón de Otoño, la convocatoria más veterana del panorama artístico español, que se ha reinventado con el autoridad, prestigio y profesionalidad de un jurado tan reconocido”.

Destacó también que “ha sido además extraordinario lograr una altísima participación en la convocatoria número 82, que combina una tremenda calidad con grandes dosis de vanguardia y tradición; pero lo más sorprendente ha sido conseguir un fallo tan fiable avalado por un jurado compuesto por personalidades tan importantes y representativas del mundo del arte en España”.

En total han sido diecinueve las obras premiadas, que junto a las seleccionadas, se exhibirán en la exposición del 82 Salón de Otoño que se inaugurará el próximo día 5 de noviembre en la Casa de Vacas del Parque del Buen Retiro de Madrid, a las 19 h., día en el que se darán a conocer las actas del Jurado y la relación de premiados.

Al acto de inauguración de la exposición, que permanecerá abierta hasta el día 30 de noviembre, asistirán distintas personalidades del mundo de las artes y las letras, así como los patrocinadores y miembros del Jurado, quienes harán entrega de los premios.

Es de destacar el enorme esfuerzo que está realizando la Asociación Española de Pintores y Escultores por hacer del ya tradicional Salón de Otoño un referente en la vida artística española, sobre todo desde que este mismo año convocara en solitario el Premio Reina Sofía de Pintura y Escultura que según nos adelanta el Presidente, “están a punto de convocar para el 2016”.

Como asegura Astudillo, lo principal del Salón de Otoño “es el descubrimiento de los jóvenes valores y la posibilidad que les brinda nuestra convocatoria de hacerse visibles ante la crítica especializada y la opinión pública en general, siendo una plataforma de descubrimiento de nuevas promesas, espíritu con el que nació el Salón de Otoño y con el que perdura en la actualidad”.

En el acto de inauguración y entrega de premios se presentará también el tradicional calendario de la Fundación Maxam, que este año protagoniza Paula Varona.

Jurado 82 Salón de Otoño a baja

De izquierda a derecha: Mª Dolores Barreda Pérez, José Vicente Moreno y Rafael López-Sors, Eduardo Naranjo, Antonio López, José Gabriel Astudillo López, Tomás Paredes, Rafael Canogar,  Javier Rubio Nomblot y Julio López Hernández.

.

JURADO DEL 82 SALON DE OTOÑO DE LA AEPE

Presidente

José Gabriel Astudillo López   

Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores

 

Secretaria

Mª Dolores Barreda Pérez   

Secretaria General de la Asociación Española de Pintores y Escultores

 

Vocales

Rafael López-Sors González

Director Gerente. Fundación MAXAM

José Vicente Moreno Hunt

Fundación Maxam

Antonio López García

Pintor y escultor

Julio López Hernández

Escultor

Rafael Canogar

Pintor, escultor y grabador

Eduardo Naranjo

Pintor y grabador

Javier Rubio Nomblot

Crítico de arte y Comisario

Tomás Paredes

Presidente. Asociación Española de Críticos de Arte

A tres bandas: Julio López – Astudillo – Barreda

Por Mª Dolores Barreda Pérez

«A tres bandas» es una conversación informal de estudio, entre Julio López Hernández, José Gabriel Astudillo López y Mª Dolores Barreda Pérez.

 3

Ayer era un día desapacible, triste y lluvioso en Madrid. Nada que ver con el cálido y acogedor ambiente que se respiraba en el estudio del escultor Julio López, con quien tuvimos la suerte de entrevistarnos y el honor de compartir una tarde de inolvidable charla.

Nos recibió con los brazos abiertos, con una eterna sonrisa que mira picarona por encima de las gafas y con su bata azul de trabajo gastada, con lamparones y manchas que guardan todas y cada una de las historias del trabajo que atesoran.

Nos dio una entrañable bienvenida, como si ya nos conociera de toda una vida, y la rendida admiración que constantemente de nosotros brotaba, nos impidió poder articular palabra por espacio de algunos minutos.

Estábamos en su particular templo, en el santa sanctórum de un hombre que ha vivido la escultura y la ha hecho suya, y la ha dominado y amoldado a su particular imaginación, despertando en quienes la contemplamos un sin fin de emociones que culminan con las explicaciones que para cada obra nos brinda.

Pese a los primeros momentos de estupor, la curiosidad nos puede y la mirada vuela entre bustos, bajorrelieves y medallones que se encuentran repartidos por un estudio sencillo, en el que cada cosa tiene su sitio y cada sitio tiene mil y una cosas.

Un gigantesco Cristo cuelga de la pared. Cuando me intereso, Julio vuela a coger un cuaderno para leerme las impresiones y recuerdos que ha escrito acerca de esa escultura.

Y claro, no es sólo que te cuenten la historia de una escultura, es que te dediquen unos recuerdos y vivencias tan personales que te sitúan ante un artista transparente, abierto como un libro para el que cada hoja es una añoranza y un gran tesoro.

Su mujer, sus hijas, sus nietos… la familia está muy presente, con alegría, con sensaciones y mensajes tiernos, repletos de fotografías que congelan las imágenes de “unos días en los que no queríamos que crecieran”…

Se ríe. Julio ríe y sonríe abiertamente cuando expresamos nuestra admiración y pregunto, tímidamente al principio, el por qué de algunas cosas. Brazos y piernas por doquier, manos, muchas manos, que abiertas o cerradas, son el reflejo de la vida misma. 

1

Nos quiere enseñar su particular “museo”. Es un privilegio rondar las estancias en las que se hacinan cuerpos, libros, efigies, bocetos, unos maravillosos dibujos de García Lorca, o bajorrelieves esculpidos de reflejos prerrafaelistas y mirada quieta y relajada que se extienden por los libros como si fueran espejos….

Todas aquellas esculturas, todo ese ingenio, toda esa desbordante imaginación y su voz que todo lo llena, mientras explica curiosidades, anécdotas de cada obra, su primigenia ejecución, la evolución más lógica, todo aquello nos dejó compartir con él, haciéndonos copartícipes de su vida.

Nos sentamos a charlar exhaustos, no por el paseo o el recorrido del museo, sino porque las sensaciones se entrecruzan, las palabras no se ordenan ante tanta belleza y la grandeza de un alma que reconoce sus propias limitaciones y la limitación que a todos impone la vida actual, duele y pesa un poco al abordar aquellas obras no realizadas por falta de medios o abandonadas por exceso de trabajo.

Cordial, como él es, intento estructurar la entrevista, la conversación y empezar a centrarme en lo que debo hacer y no en las miles de ideas que mi mente traza. Pero es que me mira fijamente y ríe, esperando expectante a que empiece…

Y sin más, comenzamos a charlar.

Después de todo lo que hemos visto no sé si hace ilusión un premio más…

Mucho, Muchísimo. En realidad yo tengo muy pocos premios, pero la verdad es que los premios cuando no se persiguen, gustan más y los agradezco más, y este no lo he perseguido, me lo habéis dado por un reconocimiento desde la lejanía, que es aún más bonito.

Nos lo dice un Premio Nacional de Artes Plásticas….

Ya, pero esos premios te los dan porque te conocen mucho, y es una gran parafernalia, pero yo creo que aquí lo habéis hecho a tis ban dooooo (lo dice mirándonos por encima de las gafas) que yo era alguien (ríe abierta, francamente divertido)… y me encanta, me gusta mucho lo que habéis hecho.

No sabes cómo me alegra ver ese entusiasmo…

Creo que era algo que la Asociación Española de Pintores y Escultores tenía que hacer…

Yo os diré que en mis tiempos de formación y posteriormente en el auge de mi carrera, la Asociación Española de Pintores y Escultores era lo más, lo más de lo más, era la entidad de referencia, era la única primordial que había en España.

Sí, lo cierto es que son 104 años de historia llena de grandes artistas y al servicio de los artistas, y los premiaba y reconocía….

2

Me gusta, me gusta mucho, la Asociación Española de Pintores y Escultores, por lo que he visto, tiene aún un algo de limpio y puro, aún, sin viciar, que me gusta… porque otro tipo de premios que me puedan dar los valoraré, pero siempre sabré que son más circunstanciales, que te los dan por un escalafón alto y este tipo de cosas…. pero creo que aquí os habéis saltado el escalafón (una gran carcajada brota de su garganta y vuelve a mirarme por encima de las gafas) y lo habéis hecho de corazón y a mí me parece que eso es mucho más bonito y por tanto lo valoro más.

La verdad es que llevábamos muchos años que no se daba a nadie la Medalla de Honor de la Asociación Española de Pintores y Escultores….

Según los datos que tenemos sólo la han concedido a cuatro personas en 104 años de vida, a Eduardo Martínez Vázquez, a Pedro García Camio, a Lorenzo Aguirre Sánchez y a José Cruz Herrera…

Porque yo creo que esto estaba anquilosado, no como ahora, que parece que está vivo y muy vivo… 

Pues eso es lo que nosotros hemos querido reconocer y hacer, un homenaje a un maestro del siglo XX y del siglo XXI…

Y después de ver esto, creo que ha sido una decisión más que acertada….

Para mí ya os comentaba que en mi etapa de formación, cuando estaba iniciando mi andadura, aquellos hombres de la Asociación Española de Pintores y Escultores eran la meta del arte… los más grandes, lo mejor que había… aquellos hombres eran algo grande… y también se premiaba de una forma más bonita que se hace hoy en día, sí, porque antes se daban auténticos homenajes. Ahora ya no se hacen homenajes a los artistas, les darán premios muy sustanciosos en cuanto a lo económico, pero homenajes como los de antes, ya no se dan.

Eso es cierto, ahora son grandes premios pero que se dan casi siempre a los mismos artistas y sólo a los que ya están encumbrados.

Si pero la idea de homenajear a un artista se ha perdido por completo. Según he podido leer en la historia de la Asociación Española de Pintores y Escultores eso se hacía antes más a menudo, porque se hacía una cena – homenaje y acudía todo el mundo, personalidades, otros artistas, público en general, era algo bonito porque cada uno se pagaba lo suyo y sólo querían compartir ese momento tan especial y dedicarle al artista homenajeado un rato de pausada admiración…..

Pero es que yo creo que antes era distinto, había muchísimos escultores, y muy reconocidos y se veía mucho su trabajo….

Es verdad, pero es que antes los escultores trabajaban casi siempre por encargo, porque no había una venta fácil, ni había una clientela, no era para nada como ahora, por eso el tipo de escultura que había no era la que plasmaba el pensamiento nuevo de los jóvenes artistas… Antes lo que había eran obras que tenían una utilidad inmediata, esculturas de utilidad inmediata o artistas que hacían una determinada cosa que era necesaria hacer; porque era para rendir público homenaje a alguien o algo realmente importante, por eso estos hombres respondían a los encargos, a la demanda, y eran buenos escultores, aunque a algunos les faltaba eso, les faltaba el tema personal.

Quizás los artistas actuales tienen muy presente que para ser fácilmente identificables tienen que ser únicos y tener una temática personal y única y parece que tienen más ideas que antes….

No es que hubiera menos ideas, es que su indagación en el ser, se limitaba a que si les mandaban hacer un personaje histórico, y sí, asimilaban los estudios que tenían, porque sabían cómo hacer la obra, su ejecución, qué material usar, algo mucho más formal, pero desde un plano de lejanía que evitaba incorporar sus propios sentimientos y esa mirada personal de las cosas… y esa, es una conquista del arte moderno…  y aunque también tenían cosas muy bonitas, pues les faltaban otras, pero es como ahora nosotros, que también tenemos unas cosas buenas y nos faltan otras….

Ha sido un gran avance los materiales más variados, más versátiles, quizás hasta más económicos y al alcance de un artista que puede así afrontar otro tipo de temas…

Si, sí, eso es cierto, ahora hay una diversidad y una libertad absoluta y un panorama que se ha abierto y ofrece más cosas para trasladar los ideales de tu creatividad, aunque eso también puede ser bueno y peligroso.

Peligroso porque estamos haciendo obras que nadie entiende, algunas estéticamente cuestionables y que las miras y no cabe más que preguntarte, y esto ¿qué es? Y ¿qué dice?…

Hombre, a mí, yo creo que lo bonito, a mi me parece que cuando hablamos de una obra, tiene siempre que tener un grado de utilidad, que la demande alguien, no sólo tú, aunque te pueda apetecer mucho, pero hay que buscar que guste a alguien más que a ti mismo y satisfaga a alguien más que a tu propio ego, y sobre todo, que sea necesaria para algo, y eso se da en algunos momentos de la historia del arte con mucha fortuna, y en otros, no tanto

Madrid está llena de monumentos necesarios para recordar a grandes hombres, grandes obras,… pero ahora ya no se hace esto….

Pero porque estábamos sufriendo últimamente una desavenencia entre la apetencia del artista, apetencia personal, la que busca algo, grande, y lo que quería la sociedad… en España se produjo una ruptura de esa unión y era difícil encontrarlo… en el medievo si existía… en el gótico, las necesidades religiosas, el poder económico pagaba una obra para que fuera gozo y disfrute de todos los demás, de la sociedad entera, no era un coleccionismo privado…

Las grandes catedrales, los enormes retablos explicativos….

Todo eso engrandecía el arte, aunque también se daba la exigencia de que los temas tenían que ser para eso, pero ahora hemos perdido esa condición y tenemos un tema unitario, nos encontramos en una soledad absoluta y tenemos que rascar en nuestra interioridad para sacar a flote algo, pero bueno, yo creo que se saca….

Una llamada de teléfono nos saca de la conversación al menos por un momento, pero Julio corta rápido y se sienta otra vez. Se le ve a gusto, se le nota animado, metido en faena, pasando un rato agradable, como todos.

Pues la Asociación Española de Pintores y Escultores de su mejor momento….

Yo la recuerdo que era el más alto reconocimiento de los artistas, que trabajaban con gran nobleza, era algo grande, y recuerdo también que no había una intromisión tan poderosa de un comercio especializado en arte, las galerías eran unas galerías que vendían de una manera más circunstancial y puntual, pero esa infraestructura de conexiones internacionales, de valores que superan su propio precio y se ponen unos precios mas arriba, unas galerías que establecen una conexión con las otras y hay una propaganda enorme… pues todo eso no existía y entonces la Asociación Española de Pintores y Escultores pues estaba obligada a reconocer no solamente los valores, porque si no los descubrían ellos no los descubría nadie….

Estamos hablando del talento…. y de una Asociación que nació también para eso….

Efectivamente, del talento, y si no lo hacía la Asociación Española de Pintores y Escultores, pues no lo hacía nadie, porque entonces no había infraestructura para hacer propaganda en este sentido, no había nada… las galerías, pues las galerías si vendían algo era porque coincidían, porque habían unido un artista con un comprador, y así funcionaba esto… pero ahora el coleccionismo solo intenta invertir, no actúa…

6

No gasta nunca en balde…

Y eso creo que arrolla el espíritu de la Asociación Española de Pintores y Escultores….

Así que tu recomendación es volver a lo puro, a lo primitivo, a cómo era antes la entidad…

Si, yo creo que la crisis te obliga a volver a lo puro, te obliga a replantearte muchas cosas…

Es que esto ha cambiado mucho desde entonces…..

Ya… yo antes, vendía más, ahora vendo mucho menos, como creo que les pasa a todos los artistas hoy en día, y pienso… ¿qué es lo que pasa? pues que a lo mejor mi obra no es ya necesaria, ya no tiene una utilidad inmediata, es una entelequia, una especie de diletantismo para mi y para los que les gusta mi obra… a lo mejor esta bien si llegas al alma de las personas, y entonces sí, pero eso, hay que saberlo y eso es muy complicado….

Ahora lo que se ve es que se está generando una serie de productos bancarios raros, en los que llegan de pronto quince o veinte señores, ponen un capital, se lo dan a un gestor, que normalmente suele ser un despacho de abogados, y son estos quienes hacen las inversiones, principalmente en obras de arte, de manera que lo que ellos buscan es que si yo he puesto cuatro, pues dentro de cinco años me den ocho, y eso sólo se lo puede dar hoy en día el arte,

Porque ese arte está pensado como moneda, no como disfrute del alma y goce del espíritu….

Claro, es decir, no hay banco ni fondo de inversión ni producto bancario que sea mejor que una obra de arte, es así de alucinante,  y eso se está produciendo en estos momentos…

Ya, lo que pasa es que se termina convirtiendo en una especie de especulación donde nadie aprecia realmente la obra del artista, sino que la obra de ese artista es algo que me va a rentar el doble de lo que yo he invertido…

A mi eso me apena muchísimo, que la gente invierta no por el puro disfrute de la obra de arte, sino por lo que voy a sacar de ella…

Pero es que ese es un papel del artista y en estos tiempos el que menos cuenta es el artista…

Porque es el fondo de inversión el que capitaliza lo que vale esa obra, y eso te rompe todos los esquemas…

La prueba está en este artista… este que ha hecho la calavera de diamantes y que no sé ahora cómo se llama….

Creo que Hirst….

Damien Hirst…

Eso es, pues este, la calavera que se ha hecho, se ha valorado por una auténtica millonada, impresionante, y la ha sacado a subasta y la ha comprado él mismo… para que los precios se mantengan y no pueda bajar nunca de precio…

Es decir, él está promocionando su propia obra y a este respecto yo pienso una cosa… los Girasoles de Van Gogh, pues igual, no sé si recordáis que la obra la compró una empresa, pero no para sus oficinas o para su dueño, o para exhibirla en su sede central, la compró para regalarla luego a un museo…  y con eso lo que se hizo fue una propaganda enorme y así su negocio prosperaba…

Claro, es que pagar más que nadie por los Girasoles, era hacer un gran negocio en su propio beneficio…

En realidad es la mayor publicidad que pueda hacer una marca de sí misma…  

Y los hay que lo hacen sin necesidad de regalarlo luego…

Hablo de tanto museo que se está abriendo por cientos de poblaciones en todo el mundo, intentando vender, vamos, promocionar, el arte….

Este verano pasado he vuelto a viajar a Centroeuropa, he pasado por Francia y Alemania y volví a ver unas obras que me impresionaron mucho… y volví a ver el Retablo de Isenheim, de Matthias Grünewald, en Colmar….

No recuerdo….

Sí, es esta que son cinco dípticos, con la crucifixión….

Ah, sí, muy colorista….

Una obra apabullante, preciosa…

De enorme belleza…

Una obra tan maravillosa e increíble… es pavorosa y recordé cómo surgió,  que se lo encargaron a este autor una asociación de médicos, fíjate,  que querían que sirviera de compañía a enfermos terminales, que se morían, enfermos de enfermedades contagiosas, de la piel, que les provocaban unos dolores tremendos, terribles, y para que les acompañaran en ese dolor pues encargan a este hombre esa exaltación del dolor de Cristo…

 Si, es un políptico, tiene cinco escenas…

Pues lo instalaron en Colmar, en una región francesa, y no ha salido de allí, no lo han prestado nunca a nadie, siempre ha estado en su lugar… en el mismo lugar, ahora sí, alrededor de esa obra han montado un gran museo, y ahora tienen muchísimo turismo… pero hasta hace unos 25 años, cuando yo tuve ya la oportunidad de verlo y no era aún museo, pues lo vi casi, casi, como cuando estaba en su estado medieval…

Qué maravilla ver una obra de esa forma, sin agobios ni gente alrededor hablando….

Y ahora piensas que no se hizo para negociar con él, porque no se puede mover y ahí está clara esa función… ¿quién puede negociar con eso? Nadie. Eso es un acierto, porque es una obra maravillosa con una utilidad increíble que elude y sortea todos los afanes de especulación, que está incólume… yo creo que no se puede hacer mejor, y yo creo que eso es lo que falta ahora un poco, que el arte ha perdido esa función… pero claro, si no fuera así tampoco se encargaría a nadie nada…. (ríe a carcajadas),  el dilema es ese, que estamos en esa trampa…

Voy a tener que ir a cambiar el ticket de la hora, maestro…

Pero tenías que haber metido el coche aquí y no pasaba esto…

No hay problema, ahora mismo vengo….

Mientras cumplimos con las normas municipales, y antes de retomar nuestra charla, me fijo en la obra que está encima de la mesa, el bajorrelieve – medalla que realiza Julio del último Premio Cervantes, la escritora, periodista y ensayista mexicana Elena Poniatowska.

 Un bajorrelieve delicado en el que se aprecia con todo detalle un retrato fiel, elegante, maravillosa y primorosamente tratado… se hace raro verlo de color grosella, del color de la cera a la que ya ha pasado un primer trabajo y que ahora trata de perfilar antes de fundirlo.

Sonríe mientras me mira cómo observo relajadamente y sin prisas la obra de arte…  y no tengo palabras, me parece algo tan bello que no cabe hablar. Me explica la diferencia entre ese tipo de medallas y las que hizo, por ejemplo, para la Universidad de Alcalá o para el Museo del Prado, cuyo bajorrelieve cuelga de la pared a tamaño original.

Es impresionante, enorme, grandioso… se aprecian las facciones de la cara de Juan de Villanueva y sus manos, que sostienen un pergamino, y se distinguen perfectamente las letras y la firma del maestro…

Aquí se ve tu firma muy estéticamente reducida, a lo Durero…

No son siempre iguales, porque dependen del espacio que tengo y del tamaño de la obra, pero sí… son mis pequeños guiños….

Volvemos a la conversación, nuevamente sentados. Se escucha el aire moviendo los árboles del jardín y haciendo crujir las estructuras de madera del estudio. Pero se está bien. No hace nada de frío y la charla vuelve a comenzar, como al principio.

El año pasado formaste parte del Jurado del Salón de Otoño, fue un honor para la Asociación Española de Pintores y Escultores…

Y para mí también…

¿Cómo lo viste, cuál es tu valoración, las obras presentadas, la función que el Salón tiene?

Pues yo lo vi todo muy bien, sobre todo en el sentido de que los participantes no es que sean creadores atrapados en el pasado y todo eso…  y no tengan la mirada puesta en lo moderno y en lo que se está haciendo ahora, no, no, porque lo había… había muestras de gente que estaba haciendo propuestas bastante avanzadas, muy nuevas… y así lo comentamos Antonio y yo

¿Antonio López?

 Sí, sí, mientras veíamos las obras presentadas, lo hablábamos, que había cosas que se veía que eran muy actuales y muy reales, del arte que se está haciendo ahora…

Y visto desde dentro ¿el concurso?

Luego me gustó mucho, mucho, que no fuera como en otros concursos que hay, que se rigen pues por un curriculum o por una trayectoria profesional y que tienes que haber hecho muchas exposiciones y tener un reconocimiento de crítica y público detrás, respaldando el premio que te van a dar, como si estuvieran justificándolo, o como si hiciera falta justificarlo… no, no… yo lo que vi, era inicialmente puro… y eso me encantó, me gustó mucho, (recalca) y mi recomendación es que debéis de insistir en ese camino que ya no sigue ninguna organización hoy… porque ya nadie hace eso así… todo es una gran parafernalia, tenéis que insistir en eso, en el camino que lleváis, con unos premios que no son muy fuertes, ni muy numerosos, pero que hay una propaganda detrás, aunque no sea enorme, apoyando el concurso, porque es muy interesante que esa gente que no tiene a nadie detrás, al que va por libre, al que desde su arte y su estilo trabaja fuera de cualquier circuito comercial, se le de un apoyo, porque es gente desasistida de apoyos de galerías y toda esa parafernalia…. yo vi allí algo muy desinteresado y muy bonito y eso, francamente, me gustó mucho.

En realidad, el Salón de Otoño nació con esa idea, dar cabida a los que estaban fuera de los circuitos oficiales del arte….

Efectivamente, el Salón de Otoño siempre estaba fuera de las Exposiciones Nacionales y con ese mismo espíritu, y era el que ayudaba a dar los primeros pasos, y en ese sentido sí seguís haciéndolo así, haciéndolo bien, me parece realmente bien, y que esa línea es necesario conservarla y desde este camino, tenéis todo mi apoyo…

Pues dicho así, y abusando de tu generosidad, me gustaría pedirte que formaras parte también este año del Jurado del Salón de Otoño, sería un gran honor para nosotros…..

Pues yo encantado, porque me lo pasé muy bien y me gustó mucho aquella reunión en la que todos comentábamos lo que veíamos y en la que todos actuamos con la mayor sinceridad y en donde me sentí muy a gusto porque no sientes presiones, ni valoraciones interesadas, y la verdad es que lo comentamos allí todos los que estuvimos… vosotros… y Antonio López y Tomás Paredes, Alma Ramas…. y el otro señor, que no recuerdo el nombre, el de Maxam…

Rafael López-Sors…

7

Eso, y que nos gustó a todos mucho la sinceridad y espontaneidad de la selección de obras y premios…

Es muy importante que nos digas esto porque a nuestros socios, a todos los que se presentaron el pasado año al Salón de Otoño, a todos los que piensen participar en la próxima convocatoria, les gustará conocer la opinión de los que juzgan su obra, y cómo juzgan esa obra y cualquier detalle relacionado con la visión del jurado…

Pues que sepan que lo hacemos desde el respeto, siempre con el máximo respeto, y con una visión abierta en la que nada hay que digamos que no nos gusta a priori… y que miramos y remiramos las propuestas, porque hay cosas muy atractivas y nosotros como Jurado no nos cerramos a ninguna… luego ya están los criterios de gusto personal, pero ahí ya…. cada uno escoge lo que más le gusta….

Es que el alma también opina…

Y la sensibilidad personal….

Y los recuerdos y sensaciones que a primera vista una obra te produce…

Y los colores, la forma, el tamaño….. cada obra es un mundo y hay que dedicar un tiempo a cada uno de esos mundos, a cada obra, como hicimos, para explorar ese mundo…

José Gabriel te entregó el viernes la Medalla de Honor y al cogerla, lo primero que hiciste fue mirarme y sonreír….

Es que me disteis una medalla, no un trofeo… dijimos que a mi no me gustan los trofeos, porque pueden ser de cualquier cosa, representar mil y una cosas, pero no son específicos para premiar a alguien, o para darle un homenaje…. pero me disteis una medalla, y claro… me gustan las medallas….

Ya comentamos que ésta es de Fructuoso Orduña, que también fue Presidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores…

Y era un buen escultor….

Ya hablamos el otro día de las obras que tiene en el Ramiro de Maeztu…

Si, pero me gustaría saber tu opinión de la medalla, como experto y renovador de la disciplina medallista…

Qué voy a decir…es una medalla hermosa, diseñada de forma conceptual, está bien diseñada si, por un buen escultor, con un gran sentido del relieve, pero con una representación que es muy funcional, es decir, se ve que está pensada para ser un premio. Lo que es asombroso es que la Asociación Española de Pintores y Escultores la haya mantenido viva en el tiempo…

104 años…

Pues es increíble que la haya mantenido todos estos años, cuando este tipo de trofeos suelen olvidarse muy a menudo…

Tiene mérito…

Tiene un gran mérito…      

Pero para mi las medallas tienen unas connotaciones vitales mucho más atrayentes… yo las veo como otra cosa… después de tantos años de experiencia y con el conocimiento de su trayectoria, de su nacimiento de cómo empezó, para lo que servía…  porque pensar que las medallas se hicieron para la boda de un señor, lo cual es tan significativo y entraña tanto significado y tanto simbolismo… que es lo que le da a la medalla la gran proyección artística que debe tener…

Es que se hacían para conmemorar algo, un acontecimiento o un gran acto…

Sí, sí, fíjate, con motivo de una boda, Leonello Pisanello realizó una medalla en la que incluyó en el anverso el bajorrelieve de Leonelo, su perfil, su cara, son medallas no acuñadas, sino fundidas, el símbolo de esa medalla, el retrato por un lado y en el reverso… pone una cosa muy bonita, que es un león, por Leonello, encarna en un león, y un cupido que enseña a leer al león, un león aprendiendo a leer, y es así como rinde un precioso homenaje a la mujer, que es también la que mantiene la llama de la cultura en el medievo y en el renacimiento… la encargada de que el hogar tenga todo su peso… y si le pides a una medalla todas esas atribuciones, las medallas de los premios pues suelen ser así, el conocimiento con un símbolo, se presenta la pintura, la escultura y ya esta….

Si, pero contigo la medalla adquiere otra dimensión, otro relieve, otra categoría…

9

Es que no es sólo una representación formal de algo, hay que ponerle sentimiento y darle vida… en fin…

Insuflarle alma….

Claro… pero por eso te digo que la medalla de Orduña es fiel… aunque  lo mismo hay que hacer ya otra….  (ríe a carcajadas, picarón)

Y tal y como está la cosa de mal en todos sitios ¿cómo lo hacemos, maestro?

Pues yo propondría lo siguiente… en el próximo Salón de Otoño incluiría una disciplina que fuera la de medallas, y que si se hacen pues el premio fuera que la elegida se convirtiera en la medalla de la Asociación Española de Pintores y Escultores….

Pues eso es algo que debe decidir el Presidente, la Junta….

El Presidente está aquí y dice que lo que diga el maestro, que para eso entiende…. (reímos todos a mandíbula batiente)

Me refiero a que así le dais un carácter más oficial, respaldando algo presentado con un fin concreto, y que además tendría una buena acogida… yo creo que sí, que tendría buena acogida porque esa era una de las cosas que antes existían, que había, porque la Fábrica de Moneda y Timbre mantenía un premio para esto y ahora ya se lo han cargado…

Parece mentira que la propia Fábrica de la Moneda no tenga un concurso de medallas….

Antes había un concurso llamado Tomás Francisco y Prieto, que premiaba la creación de las medallas y se reconocía con el premio a unos artistas consagrados y a otros no conocidos, y no se confundían, cada uno tenía su espacio… y se daban unos premios… yo tengo un accésit y luego tengo el Premio Tomás Francisco Prieto, pero eso se vino abajo y lo que han hecho es que el gran premio de la Fábrica de Moneda y Timbre para que se haga una medalla, se lo dan a un artista reconocidísimo, muy famoso y con una medalla muy bien pagada, y yo creo que eso es un gran error, que así no funcionan las cosas, y así no se cultiva la creación del género de la medalla…

Ni se incentiva ni promociona….

Que por cierto, el premio del pasado año fue para un arquitecto….

Si, eso es lo de menos… puede ser para un pintor y un escultor… no es tanto el tipo de artista al que le den el premio como el concepto de medalla que se quiera hacer… sólo comercial porque se pueda vender mejor…. es así, es un asco como funciona todo, pero es así…. (ríe otra vez)

Un teléfono suena…. y otro más…. es como si se hubieran puesto de acuerdo para poner punto y final a esta agradable conversación.

Yo sigo mirando a mi alrededor cada uno de los detalles del estudio mientras ellos hablan… y miro el reloj y descubro que se nos han pasado más de dos horas de charla… en un minuto.

Ayer fue un día desapacible, triste y lluvioso en Madrid. Pero justo antes de finalizar la charla, descubrí y reparé en que había salido el sol.

También fuera del estudio.

Martes 25 de febrero de 2014

Entrevista a Julio López. Febrero 2014

Entrevista a Julio López Hernández

Por Mª Dolores Barreda Pérez

El pasado día 21 de febrero, la Asociación Española de Pintores y Escultores hizo entrega, en un acto celebrado en la sede social de la entidad, de  su Medalla de Honor al escultor madrileño Julio López Hernández.

De manos de su Presidente, José Gabriel Astudillo López, y bajo la atenta mirada de algunos de los miembros de la Junta Directiva y numerosos amigos y autoridades, como el Delegado de las Artes de Madrid, Pedro Corral, Julio López recogió, agradecido y emocionado, el reconocimiento por su excelente labor y singular trayectoria artística.

Vivió el arte des muy niño, ya que su padre y abuelo eran orfebres, y comenzó trabajando tallas religiosas. De la Escuela de Artes Oficios pasó a la de Bellas Artes de San Fernando, en donde conoció a  artistas como Antonio López García y Lucio Muñoz, con quienes entabló una amistad que aún perdura.

La Escuela de Escultores de Coca le permitió resistir el vendaval de la abstracción que se instaló en el arte de los cincuenta. A partir de esa etapa, renueva la figuración, luchando contra el academicismo y creando el realismo trascendente o mágico, es decir, trascender la realidad a partir de la realidad misma.

Su evolución del expresionismo al realismo  hace que su obra se incluya en la «escuela realista madrileña», junto a sus grandes amigos Antonio López, Amalia Avia, Isabel Quintanilla, María Moreno…. En 1962 contrajo matrimonio con Esperanza Parada, recientemente fallecida, con quien tuvo dos hijas.

Prestigioso medallista, ha renovado esta disciplina mediante la creación de las “medallas de pie” como él las llama. Por eso el acto ha tenido una especial significación al recibir la Medalla de Honor que modelara especialmente para la Asociación Española de Pintores y Escultores el que fuera su Presidente, Fructuoso Orduña.

Profesor de Modelado de la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, en 1982 se le otorga  el Premio Nacional de Artes Plásticas “por su sentido original de la escultura realista fuera de los cánones académicos y su revitalización del espíritu clasicista”. En 1986 es elegido Académico en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, y ha realizado importantes exposiciones por todo el mundo. Sus obras se encuentran en los principales museos y colecciones.

4

Hablamos en exclusiva con Julio, que contesta agradecido, todas nuestra preguntas.

Acaba de recibir la Medalla de Honor de la Asociación Española de Pintores y Escultores. ¿Hace ilusión un premio más?

Julio López Hernández: Mucho, Muchísimo. En realidad yo tengo muy pocos premios, pero la verdad es que los premios cuando no se persiguen, gustan más y los agradezco más, y este no lo he perseguido, me lo habéis dado por un reconocimiento desde la lejanía, que es aún más bonito.

Es un merecido homenaje a un gran artista….

J. L. H.: Los premios te los dan porque te conocen mucho, pero yo creo que aquí lo habéis hecho atisbando que yo era alguien (ríe abierta, francamente divertido)… y me encanta, me gusta mucho lo que habéis hecho.

¿Cómo recuerda a la Asociación Española de Pintores y Escultores?

J. L. H.: En mi tiempo de formación y posteriormente en el auge de mi carrera, la Asociación Española de Pintores y Escultores era lo más, era la entidad de referencia, era la única primordial que había en España.

Entonces, recibir la Medalla de Honor de una entidad como la AEPE…

J. L. H.: Me gusta, me gusta mucho, tiene un algo de limpio y puro aún, sin viciar, que me gusta… porque otro tipo de premios que me puedan dar los valoraré, pero siempre sabré que son más circunstanciales, que te los dan por un escalafón alto y este tipo de cosas…. pero creo que aquí os habéis saltado el escalafón y lo habéis hecho de corazón y a mí me parece que eso es mucho más bonito y por tanto lo valoro más.

La AEPE hacía muchos años que no concedía su Medalla de Honor como merecido homenaje a los pintores y escultores de su tiempo…

J. L. H.: Porque yo creo que esto estaba anquilosado, no como ahora, que parece que está vivo y muy vivo…  Para mí ya te comentaba que en mi etapa de formación, cuando estaba iniciando mi andadura, aquellos hombres de la Asociación Española de Pintores y Escultores eran la meta del arte… los más grandes, lo mejor que había… y también se premiaba de una forma más bonita que se hace hoy en día, porque antes se daban auténticos homenajes. Ahora ya no se hacen homenajes a los artistas, les darán premios muy sustanciosos en cuanto a lo económico, pero homenajes como los de antes, ya no se dan

¿Cómo eran los pintores y escultores a los que consideraba “la meta” de entonces?

J. L. H.: Antes los escultores trabajaban casi siempre por encargo, porque no había una venta fácil, ni había una clientela, por eso el tipo de escultura que había no era la que plasmaba el pensamiento nuevo de los jóvenes artistas. Antes lo que había eran obras que tenían una utilidad inmediata, esculturas de utilidad inmediata o artistas que hacían una determinada cosa que era necesaria hacer; por eso estos hombres respondían a los encargos, a la demanda, y eran buenos escultores, aunque a algunos les faltaba eso, les faltaba el tema personal.

¿Había menos creatividad?

J. L. H.: No es que hubiera menos ideas, es que su indagación en el ser, se limitaba a que si les mandaban hacer un personaje histórico, asimilaban los estudios que tenían de cómo hacer la obra, pero desde un plano de lejanía que evitaba incorporar sus propios sentimientos y esa mirada personal de las cosas, y esa, es una conquista del arte moderno… aunque también tenían cosas muy bonitas, les faltaban otras, pero es como ahora nosotros, también tenemos unas cosas y nos faltan otras….

5

¿Materiales más variados, más versátiles…?

J. L. H.: Sí, la verdad, ahora hay una diversidad y libertad absoluta y un panorama que se ha abierto y ofrece más cosas para trasladar los ideales de tu creatividad, aunque eso también puede ser bueno y peligroso.

Los peligros del arte actual….

J. L. H.: Es que yo creo que cuando hablamos de una obra, ésta tiene siempre que tener un grado de utilidad, que la demande alguien, no sólo tú, sino que sea necesaria para algo, y eso se da en algunos momentos de la historia del arte con mucha fortuna, y en otros, no tanto, pero actualmente estábamos sufriendo una peligrosa desavenencia entre la apetencia del artista a título personal, la que busca algo, algo grande, y lo que quiere la sociedad en realidad del artista. El peligro es que nos encontramos en una soledad absoluta y tenemos que rascar en nuestra interioridad para sacar a flote algo, algo que sea grande, y yo creo que ya nos hemos dado cuenta todos y se saca, o al menos, se intenta sacar.

Volvamos a la Medalla de la Asociación Española de Pintores y Escultores…

J. L. H.: Recuerdo que era el más alto reconocimiento de los grandes artistas del momento que trabajaban con gran nobleza, porque por aquella época no había una intromisión tan poderosa del comercio especializado en arte, de las galerías…

Hoy en día sin una galería detrás,  el artista no nadie….

J. L. H.: Antes había unas galerías que vendían de una manera más circunstancial y puntual, pero no como ahora, con esa infraestructura de conexiones internacionales, de valores que superan su propio precio y se ponen unos precios más arriba, unas galerías que establecen una conexión con las otras y hay una propaganda enorme, eso no existía antes,  así que la Asociación Española de Pintores y Escultores estaba obligada a reconocer los nuevos valores, porque si no los descubrían ellos no los descubría nadie….

Hablamos del talento….

J. L. H.: Efectivamente, del talento, y si no lo hacía la AEPE no lo hacía nadie, porque no había una infraestructura para hacer propaganda en este sentido, no había nada … las galerías que lograban vender obra, era  porque coincidían, porque habían unido a un artista con un comprador, pero ahora el coleccionismo solo intenta invertir, no actúa no gasta nunca en balde, y eso creo que es lo que debe predominar en el espíritu de la Asociación Española de Pintores y Escultores.

8

El pasado año 2013 formaste parte del Jurado del Salón de Otoño, un honor para la AEPE, pero ¿cuál es tu valoración del Salón, de las obras presentadas, de la función que el Salón tiene?

J. L. H.: Lo vi todo muy bien, sobre todo en el sentido de que los participantes no eran creadores atrapados en el pasado como pudiera parecer, que el Salón de Otoño es algo del siglo pasado, no. Que sea de larga tradición no quiere decir que los que se presentaron al Salón no tengan la mirada puesta en lo moderno y en lo que se está haciendo ahora, porque lo había. Había muestras de gente que estaba haciendo propuestas bastante avanzadas y así lo comentamos Antonio López y yo mientras veíamos las obras presentadas, había cosas que se veía que eran muy actuales y muy reales, del arte que se está haciendo ahora,

¿Qué es lo que más valoró del Salón de Otoño?

J. L. H.: Pues a mi personalmente me gustó mucho que no fuera como en otros concursos que hay, que se rigen por una trayectoria profesional y que tienes que haber hecho muchas exposiciones y tener un reconocimiento de crítica y público detrás, respaldando el premio que te van a dar, como justificándolo, no, no,… Yo lo que vi era inicialmente puro, y eso me encantó, me gustó mucho, (recalca) y mi recomendación es que debéis de insistir en ese camino que ya no sigue ninguna organización hoy, con unos premios que no son muy fuertes ni numerosos, pero que se ve que hay una propaganda apoyando el concurso, porque es muy interesante que esa gente que no tiene a nadie detrás, se le de un apoyo, es gente desasistida de apoyos de galerías y toda esa parafernalia…. yo vi allí algo muy desinteresado y muy bonito, y eso francamente, me gustó.

El Salón de Otoño nació con esa idea, dar cabida a los que estaban fuera de los circuitos oficiales del arte,….

J. L. H.: Pues sí, el Salón de Otoño siempre estaba fuera de las Exposiciones Nacionales y con ese mismo espíritu, y era el que ayudaba a dar los primeros pasos, y en ese sentido sí seguís haciéndolo así, haciéndolo bien, me parece realmente bien, y que esa línea es necesario conservarla.

Pues dicho así, y abusando de tu generosidad, me gustaría pedirte que formaras parte del Jurado del próximo Salón de Otoño, sería un gran honor para nosotros…..

J. L. H.: Pues yo encantado, porque me lo pasé muy bien y me gustó mucho aquella reunión en la que todos comentábamos lo que veíamos y en la que todos actuamos con la mayor sinceridad y en donde me sentí muy a gusto, porque no sientes presiones, ni valoraciones interesadas, y la verdad es que lo comentamos allí todos los que estuvimos… Tomás Paredes, Alma Ramas, Rafael López-Sors, Antonio López, Astudillo y tú misma, que nos gustó a todos mucho la sinceridad y espontaneidad de la selección de obras y premios…

10

Es muy importante que nos digas esto porque a nuestros socios, a todos los que se presentaron el pasado año al Salón de Otoño, a todos los que piensen participar en la próxima convocatoria, les gustará conocer la opinión de los que juzgan su obra…

J. L. H.: Pues que sepan que lo hacemos desde el respeto, con una visión abierta en la que nada hay que digamos que no nos gusta a priori, y que miramos y remiramos las propuestas, porque hay cosas muy atractivas y nosotros como Jurado no nos cerramos a ninguna… luego ya están los criterios de gusto personal, pero ahí ya…. cada uno escoge lo que más le gusta….

La Medalla de Honor de la AEPE que te entregó el viernes José Gabriel Astudillo es obra del escultor Fructuoso Orduña, quien da la casualidad de que también fue Presidente de la AEPE. Cuando la tuviste en tu mano sonreíste abiertamente ¿qué sensación te produjo?

J. L. H.: Es una medalla hermosa, diseñada de forma conceptual, está bien diseñada por un buen escultor con un gran sentido del relieve, y con una representación funcional, se ve que está pensada para ser un premio. Lo que es asombroso es que la Asociación Española de Pintores y Escultores la haya mantenido viva en el tiempo, cuando este tipo de trofeos suelen olvidarse muy a menudo.

¿Y como renovador de la disciplina medallista?

J. L. H.: Para mi las medallas tienen unas connotaciones vitales mucho más atrayentes. Después de tantos años de experiencia y con el conocimiento de su trayectoria, de su nacimiento, de cómo empezó, para lo que servía, de su significado y simbolismo… creo que es eso, el simbolismo significativo lo que le da a la medalla la gran proyección artística que debe tener. A una medalla le tienes que pedir muchas más atribuciones que la de la simple representación, y en las medallas de los premios suele ser así, el conocimiento con un símbolo, se presenta la pintura, la escultura y ya esta,….

Si, pero contigo la medalla adquiere otro relieve y otra categoría…

J. L. H.: Es que no es sólo una representación formal de algo, hay que ponerle sentimiento y darle vida… en fin, la medalla es fiel, pero lo mismo hay que hacer ya otra …  (ríe)

Y eso es lo que lleva haciendo Julio López Hernández toda una vida: insuflar el soplo de la vida al frío bronce y a la piedra.

Entrevista a Julio López. Febrero 2014

Julio López recibe la Medalla de Honor de la AEPE

http://www.xtrart.es/2014/02/27/julio-lopez-hernandez-recibe-la-medalla-de-honor-de-la-asociacion-espanola-de-pintores-y-escultores/

En un acto celebrado el pasado día 21 de febrero en la sede institucional de la AEPE, el genial artista madrileño Julio López Hernández recogió la “Medalla de Honor”, que le fue otorgada de manos de su Presidente José Gabriel Astudillo, en reconocimiento a su personalísimo estilo realista y fuera de los cánones académicos y a la revitalización lograda del espíritu clasicista”.

Repleta de asistentes, entre los que se encontraban numerosos socios y amigos, así como diferentes entidades colaboradoras de la Asociación Española de Pintores y Escultores, transcurrió un acto emocionado en el que a modo de introducción, la Secretaria General, Mª Dolores Barreda Pérez, realizó un breve recorrido por la trayectoria artística y profesional del reconocido escultor de talla internacional, renovador de disciplinas como la medallística, y que sigue convirtiendo en sentimientos unas expresiones realistas de clara influencia poética.

Por su parte, el Delegado de las Artes de Madrid, Pedro Corral, recordó que su arte está caracterizado por el personal estilo que ha hecho de este escultor un referente para las nuevas generaciones creadoras.

El homenaje espontáneo, nacido del corazón de todos los que forman la Asociación Española de Pintores y Escultores, no sólo quiso recordar al genial escultor en su vertiente artística, sino que hizo especial hincapié en los valores humanos que siempre han rodeado a la persona de Julio López.

José Gabriel Astudillo lo reflejó muy acertadamente cuando expresó que este renovador de la escultura siempre se ha caracterizado por “el profundo respeto hacia la obra y estilo de los demás artistas y creadores, por su trato amable y cortés, por el profundo amor a su familia, por la honestidad reflejada en sus acciones y palabras,… todo ello no son más que la demostración tangible de la grandeza de su alma, de la generosidad de su corazón y de la rectitud de sus sentimientos”.

Y sobre todos estos valores, Astudillo destacó el del compañerismo, “del que sus propios amigos pueden dar buena fe y que junto a su cordialidad son los valores que más enriquecen su vida. Por eso, para esta Asociación Española de Pintores y Escultores es un honor otorgar esta distinción a un excelente escultor y a una extraordinaria persona”.

Tras la imposición de la Medalla de Honor, el homenajeado quiso compartir con todos los asistentes al acto, la faceta en la que más centra ahora su actividad, sus composiciones literarias. Son estas, breves relatos que recuerdan con todo lujo de detalles, las sensaciones, imágenes e historia que rodean cada una de sus esculturas.

Recuerdos muy poderosos y actuales que ha ido atesorando en su memoria a lo largo de los años, y que consiguieron emocionar al público allí congregado por la sensibilidad que transmitían las vivencias que de esta forma quiso compartir con todos.

Para finalizar el acto, Julio López aseguró que este reconocimiento es un empujoncito que le impulsa a seguir trabajando con más ganas si cabe, en la exposición que prepara para la ciudad de Sevilla, y con la que tanta ilusión está ultimando ya preparativos y trabajos.

Julio 2

Tras recibir la Medalla de Honor de la Asociación Española de Pintores y Escultores, Julio López firma en el Libro de Honor de la AEPE, bajo la atenta mirada del Presidente, José Gabriel Astudillo

Julio 6

Julio López conversa animadamente con Alejandro Aguilar Soria, Vicepresidente de la Asociación Española de Pintores y Escultores, y con el Presidente, José Gabriel Astudillo

Julio 5

De izquierda a derecha: José Gabriel Astudillo, Presidente de la AEPE, Evaristo Guerra, el Delegado de las Artes de Madrid, Pedro Corral, la Secretaria General de la AEPE, Mª Dolores Barreda, Julio López y Santiago de Santiago

Julio 7

Algunos miembros de la Junta Directiva de la Asociación Española de Pintores y Escultores, junto a Julio López, el Delegado de las Artes de Madrid, Pedro Corral y Javier Otamendi Pineda, de Metro de Madrid

Julio 8

Julio López charla con Juan Manuel López-Reina y Juan de la Cruz Pallarés

 

 TODAS LAS FOTOGRAFIAS DEL ACTO Medalla de Honor a Julio López Hernández

 

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad